Europa protesta por los asentamientos de colonos israelíes en los territorios ocupados

Ahmed Chabi-Rabat

Mientras los palestinos celebran que su país haya sido admitido como Estado observador en la ONU, como se ve en la foto, Israel decide incrementar la colonización ilegal en los territorios ocupados y bloquear económicamente a Cisjordania


Israel está jugando con fuego. La decisión de los dirigentes  de este país de autorizar la construcción de 3.000 nuevas viviendas en los asentamientos ilegales de colonos israelíes en Cisjordania y la congelación de fondos para la Autoridad Palestina, han sido duramente criticadas por muchos países europeos. Pocos días después de que Palestina fuera aceptada como Estado observador en la ONU, a pesar de las presiones que ejercieron Estados Unidos e Israel para impedirlo, varios países europeos, en una acción diplomática sin precedentes con Tel Aviv, hicieron saber que no están dispuestos a que los israelíes hagan lo que les dé la gana con los palestinos y se salten las leyes internacionales a la torera.  España, Francia, Reino Unido, Suecia y Dinamarca llamaron a los embajadores israelíes en sus países de forma concertada el lunes para expresar su protesta. Alemania, Italia y Rusia también condenaron las represalias de Tel Aviv contra los palestinos de Cisjordania. Otros miembros de la Unión Europea (UE) guardaron silencio, pero es posible que en las próximas horas se sucedan más protestas contra  Israel. En España, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, calificó de “enorme torpeza” las medidas anunciadas por Netanyahu en cuanto a nuevos asentamientos de colonos y sanciones a la Autoridad Palestina, porque “van en la dirección contraria a la que hay que ir para lograr la paz”. García-Margallo resaltó que la adhesión de la Autoridad Palestina como miembro observador de la ONU es “una nueva oportunidad para la paz, para hacer arrancar unas negociaciones” que han estado bloqueadas mucho tiempo y llegar a “un Israel seguro y una Palestina viable”. Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido “deploró” la estrategia de Netanyahu, además de expresar su “profunda preocupación”. “Hemos pedido al Gobierno israelí que revierta esta decisión”, señaló dicho Ministerio. El embajador israelí en Londres, Daniel Taub, fue convocado formalmente por la mañana al Foreign Office por el viceministro para Oriente Medio. Alistair Burt,  indicó una nota oficial. El ministro de Asuntos Exteriores, William Hague, declaró que “los asentamientos israelíes son ilegales bajo la ley internacional y socavan la confianza entre las partes”.

Desaprobación francesa

El Ministerio francés de  Asuntos Exteriores también  convocó al embajador israelí en París, Yossi Gal, y calificó de “grave” la decisión de Israel, tal como avanzó el pasado fin se semana el ministro de este área, Laurent Fabius. En Alemania, la canciller Angela Merkel exigió a Israel que renuncie a llevar a cabo sus planes de nuevos asentamientos en territorio palestino y el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, recalcó que el Ejecutivo de Berlín está “muy preocupado”. “Israel socava así la confianza en su disposición a negociar en el proceso de paz del Cercano Oriente” indicó Seibert. Algunas capitales europeas, como Londres, ven en los nuevos asentamiento de colonos una maniobra de Tel Aviv para dividir en dos zonas a Cisjordania e impedir de esa manera la formación de un nuevo Estado palestino. En este contexto, el presidente francés, François Hollande, y el primer ministro italiano, Mario Monti, pidieron a Israel que renuncie a construir nuevos asentamientos en los territorios ocupados, al considerar que es contrario a la solución del conflicto. “Estamos preocupados por las decisiones que, espero, no serán aplicadas de instalar 3.000 viviendas en las zonas que no están previstas para este tipo de instalaciones y que ponen en entredicho la posición de la comunidad internacional sobre los dos Estados”, afirmó Hollande en una rueda de prensa durante la cumbre franco-italiana celebrada en Lyon. Por su parte, el Gobierno ruso pidió a Israel que “reconsidere” su decisión, al estimar que su política de asentamientos en los territorios palestinos es “ilegal” y va a tener “un impacto negativo en los esfuerzos por reanudar las conversaciones entre palestinos e israelíes”. Rusia también lamentó la decisión de Israel de “suspender las transferencias financieras a Palestina”, porque “incrementará el déficit presupuestario de la Autoridad Palestina y agravará su situación humanitaria, social y económica”.

Visita española

En pleno conflicto entre Europa e Israel, el ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz, comenzó hoy una visita de trabajo de dos días a Israel con una entrevista con el ministro de Defensa Civil y Retaguardia, Avi Dichter, con el que abordará temas de cooperación en situación de emergencia. La reunión con quien fuera jefe del servicio secreto israelí Shabak entre 2000 y 2005 tendrá lugar a última hora de la tarde en Tel Aviv, confirmó a Efe el portavoz de Dichter, Nisan Zeevi. Ambos ministros, explicó, tienen previsto firmar un memorando de entendimiento en el ámbito de la protección civil que sentará las bases para una futura cooperación en situaciones de emergencia pero que “por ahora no contiene ningún mecanismo práctico”. Fernández Díaz, que llegó a Israel el viernes, dedicó el fin de semana a recorrer algunos de los lugares santos para el cristianismo. El ministro también tratará de estrechar la colaboración bilateral en temas de seguridad interior. “Es una visita que servirá para fortalecer la excelente colaboración entre los dos ministerios y los cuerpos policiales de los dos países”, declaró   a Efe Natan Rotenberg, jefe de Relaciones Internacionales del Ministerio israelí de Seguridad Pública. El titular de esta cartera, Itzhak Aharonovitch, estuvo en Madrid el pasado mes de marzo y le extendió a su colega la invitación dentro de los marcos de diálogo que mantienen ambos Gobiernos desde hace muchos años.