El Frente Polisario defiende el referéndum como única forma de acabar con el conflicto saharaui

A. Chabi-Rabat

El Frente Polisario defiende el referéndum de autodeterminación como única manera de acabar con el conflicto del Sáhara occidental. En la foto, el líder de este movimiento y presidente de la RASD, Mohamed Abdelaziz

Pocos días después de que el Consejo de Seguridad de la ONU emplazara a las partes enfrentadas en el conflicto del Sáhara occidental, fundamentalmente Marruecos y el Frente Polisario, diversos dirigentes del movimiento independentista saharaui se han pronunciado sobre este asunto para destacar que el referéndum de autodeterminación es la única solución para acabar con este largo panorama de crisis y sufrimiento. El presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y líder del Frente Polisario, Mohamed Abdelaziz, en unas declaraciones al diario mexicano Milenio, afirmó tajantemente que “la única solución al conflicto del Sáhara occidental reside en la organización de un referéndum para que el pueblo saharaui elija libremente su destino”. Abdelaziz aseguró que “hemos declarado y manifestado claramente que aceptaremos los resultados del referéndum”, y culpó a Marruecos del estancamiento del conflicto, porque, a su juicio, este país no tiene voluntad política para alcanzar un acuerdo a favor de la normalización política en el territorio de la antigua colonia española. El presidente de la RASD reiteró el compromiso del Frente Polisario en cooperar plenamente con la ONU y su secretario general, Ban Ki-moon para la ejecución de todas las resoluciones de este organismo internacional que planteen un referéndum de autodeterminación. “Esto es lo que hemos expresado recientemente a el enviado personal [de Ban Ki-moon], Christopher Ross, quien acaba de terminar su gira por la región”, destacó Abdelaziz. El líder del Frente Polisario denunció “las violaciones de los derechos humanos”y el “saqueo” de los recursos naturales del Sáhara occidental que, según él, comete Marruecos. “Todas las resoluciones adoptadas por las Naciones Unidas hasta ahora convergen en una única solución, el derecho del pueblo saharaui a la libre determinación y la independencia, el derecho ha sido confirmado por la Corte Internacional de Justicia en 1975”, subrayó  el secretario General del Frente Polisario.

Mandato de la Minurso

Por su parte, el representante del Frente Polisario en el Reino Unido, Limam Mohamed Ali, pidió una ampliación del mandato de la MINURSO (el organismo de la ONU que supervisa la organización del referéndum) en el Sáhara occidental, porque facilitaría “la vigilancia  de los derechos del hombre en los territorios ocupados”.  El dirigente polisario celebró que Marruecos no haya sido admitido como miembro de la comisión de derechos humanos de la ONU, lo que, en su opinión, es “una condena directa de las graves violaciones de los derechos del hombre cometidas por el reino de Marruecos”. Según la agencia argelina APS, la cuestión de los derechos humanos en el Sáhara occidental fue ampliamente debatida en el Parlamento británico, y el diputado laborista Joan Walley denunció la “ausencia de libertad de expresión y de libertad de asociación” en el Sáhara occidental, mientras que Mark Williams (liberal-demócrata) lamentó “las violaciones de los derechos del hombre por las autoridades marroquíes en los territorios ocupados”. Por su parte, el representante del Frente Polisario en Rusia, Ali Salem Mohamed Fadel, también cargó las tintas contra Marruecos y defendió la autodeterminación. Asimismo, el presidente de la delegación saharaui en las negociaciones con Marruecos, Khatri Adduh, alertó de que “el pueblo saharaui”, cansado de esperar una solución al conflicto, “generará la presión necesaria para llevar a Marruecos a aceptar una solución justa y duradera en el conflicto saharaui”. Subrayó que “el pueblo saharaui exige ahora que la comunidad internacional actúe de manera a que el proceso de arreglo del conflicto con Marruecos se lleve a término sobre la base del respecto del derecho del pueblo saharaui  a la autodeterminación”. Marruecos rechaza el referéndum de autodeterminación, porque considera que es inviable y no solucionaría el problema, y a cambio propone para la población del Sáhara occidental una amplia autonomía bajo soberanía marroquí. Estados Unidos y Francia apoya abiertamente la fórmula de Rabat, mientras que España, la antigua potencia colonial, apuesta por un acuerdo entre las partes enfrentadas bajo los auspicios de la ONU y que tenga en cuenta las aspiraciones mayoritarias de los saharauis.