La OTAN amenaza con sanciones al régimen sirio si utiliza armas químicas

J.C. Dufour-París

La OTAN amenaza a Bachar al-Asad con una “reacción internacional inmediata” si el dictador utiliza armas químicas contra los insurgentes

La OTAN amenazó el martes con sanciones y una “reacción internacional inmediata” contra el régimen sirio de Bachar al-Asad si utiliza armas químicas contra los insurgentes, según declaró el secretario general del organismo de defensa occidental, Anders Fogh Rasmussen. “Una eventual utilización de armas químicas sería totalmente inaceptable para la comunidad internacional”, dejó claro Rasmussen después de una reunión con los ministros de Asuntos Exteriores de los países de la OTAN en Bruselas. Rasmussen hizo esta advertencia  pocas horas después de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, amenazara directamente a Bachar al-Asad. “El recurso a las armas químicas es y sería un error totalmente  inaceptable. Si  cometéis  ese error trágico de utilizar armas químicas, habrá consecuencias y usted tendrá que hacerles frente”, advirtió Obama. Rasmussen dijo también que pensó que los ministros de Exteriores darían el visto bueno a la demanda de Turquía de desplegar misiles Patriot cerca de la frontera de este país con Siria, pero se mostró convencido de que  Ankara recibirá  el apoyo de sus socios en la OTAN para que refuerce sus capacidades de defensa aérea frente a Damasco y pueda “asegurar la defensa de la población en territorio turco”. Según los expertos militares, el despliegue de los cohetes Patriot por los tres países de la OTAN que disponen de este sistema (Estados Unidos, Alemania y Holanda) podría ser efectivo en las próximas semanas. El propio Rasmussen lo dijo. Su objetivo “sería totalmente defensivo” y “de ninguna manera sería una forma de promover una zona de exclusión aérea para cualquier tipo de operación ofensiva”, aseguró el secretario general de la Alianza Atlántica,

La ONU se va y Damasco se muere

Por otra parte, la ONU anunció su decisión de retirar al personal “no esencial” del organismo internacional que trabaja en Siria debido al recrudecimiento de la violencia en el país árabe. El portavoz de la ONU, Martin Nesirky, explicó que el organismo suspendió también las actividades de su Misión de Supervisión en Siria (UNSMIS) “hasta nuevo aviso”. Este anuncio llegó el lunes,  el mismo día que el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores sirio, Jihad Makdissi,  desertó de las filas del régimen de Bachar al-Asad, según  informó una fuente diplomática. La televisión libanesa Al Manar informó poco antes de que Makdissi había sido cesado del Gobierno por realizar declaraciones que diferían de la postura oficial de Damasco.  El  ex portavoz del régimen sirio  era una de las caras más visibles del poder  por su frecuente presencia en   ruedas de prensa. Sin embargo, en las últimas semanas no había vuelto a comparecer ante los medios, lo que originó especulaciones sobre una posible deserción. Mientras, la violencia sigue golpeando a Damasco, donde el Ejército de Bachar al-Asad combate a los rebeldes sin piedad. La muerte y la desolación se extienden como un reguero de pólvora en la capital siria, donde el aeropuerto canceló sus vuelos comerciales en los últimos días. Según la agencia Sana, a 20 kilómetros al noreste de Damasco, unos disparos de mortero contra un colegio mataron a 29 escolares y a su maestro. Unas 40.000 personas han muerto desde marzo de 2011, según el recuento de los grupos opositores.