La UE quiere un nuevo acuerdo de libre cambio con Marruecos y otros países árabes

Clara García-Rabat

La Unión Europea quiere impulsar un nuevo acuerdo de librecambio con Marruecos y otros países árabes, porque la situación económica lo requiere. En la foto, una vista del nuevo puerto de Tánger, en el norte de Marruecos

La Unión Europea (UE), que atraviesa una grave crisis económica, política e institucional, quiere estrechar los lazos con sus vecinos del sur del Mediterráneo, y estudia la posibilidad de concluir nuevos acuerdos de libre cambio con Marruecos, que desde 2008 tiene un estatuto avanzado en su relación con Bruselas, Túnez, Jordania y Egipto. El anuncio lo hizo  el comisario europeo de comercio, Karel De Gucht, y los expertos comunitarios trabajan sobre esta base. La Comisión Europea informó a los 27 miembros de la UE de que el proceso de fortalecimiento de los lazos económicos con los países de la ribera sur mediterréna antes citados va por buen camino y tiene que acelerarse por el bien de todos. En 2011, Bruselas dio una señal para iniciar las negociaciones con un gran objetivo: profundizar las relaciones económicas y comerciales e impulsar las inversiones extranjeras directas con los Estados del norte de África, que en aquel momento vivían en plena Primavera Árabe. Según dijo un responsable europeo acreditado en Rabat a Corre Diplomático, “en momentos de crisis económica como los que vive la UE y tensiones políticas e institucionales, si no nos unimos y hablamos con una sóla voz, y no hacemos lo posible por incrementar nuestro protagonismo económico y político en el mundo, pero sobre todo en los lugares cercanos a la UE, como África del Norte, corremos el riesgo de hundirnos poco a poco en la decadencia”.

Las condiciones de España

En este contexto, España, que vive una brutal crisis económica y tiene que defender los intereses de sectores productivos que compiten directamente con países de la ribera sur del Mediterráneo, ha puesto como condiciones para el acuerdo de libre cambio con la UE que un país como Marruecos “abra progresivamente su mercado a los productos europeos, como hace Estados Unidos”, y que Bruselas ponga en marcha “garantías” para proteger los sectores sensibles de la agricultura comunitaria de las importaciones. Así lo dijo el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz. En el caso de Marruecos, el Comité de Política Comercial de la UE recomendó la apertura de negociaciones con este país con el objetivo de crear una zona de libre cambio “profunda y global”, según fuentes de la Unión. España teme que la apertura de los mercados europeos a los productos del norte de África acabe dañando a los intereses de sectores agrícolas como el de producción de frutas, verduras y hortalizas. Por eso plantea una cierta regulación de esos flujos comerciales del sur hacia el norte. Pero como dice un diplomático comunitario, “vivimos en un mundo donde la libre competencia es la norma, y los países del hemisferio sur, como Marruecos, también tienen el derecho de desarrollarse y de incrementar sus exportaciones. La vía del proteccionismo por parte de Europa sería un suicidio económico a largo plazo. La apertura de los mercados y el incremento de la cooperación comercial y económica es una buena solución”.