Los indignados del mundo se dan cita en México

Carlos Zamorano-México DF

Los indignados del mundo entero se dan cita en México para debatir soluciones alternativas al modelo económico capitalista

La Ciudad de México se convertirá este viernes en la sede de la Cumbre Mundial de los Indignados, Disidentes e Insurgentes. Un encuentro en el que, entre otros, participarán las marroquíes Chama Darchoul, periodista, y Yasmina Touma, Secretaria General de la ALISITT (Association des Lauréats de L’Institut Supérieur International de Tourisme de Tanger). Ambas  mujeres darán su testimonio sobre la Primavera Árabe y relatarán la importancia que han tenido las redes sociales para vertebrar estos movimientos sociales. Pero no serán las únicas. El propósito central de la Cumbre, aseguran los organizadores, es relatar y analizar las insurrecciones sociales y los movimientos de protesta que surgieron, entre 2010 y 2012, como experiencia de comunicación política a través de Internet y las redes sociales en países de la Primavera Árabe como Egipto, Túnez, Siria, Libia y Marruecos, y en Grecia, España, Estados Unidos, Chile y México. Además, el encuentro tiene como objeto discutir algunas de las precondiciones que estuvieron detrás de la aparición de esos movimientos, como la crisis del sistema capitalista global que ha generado en las últimas décadas grandes franjas de exclusión social. El encuentro, que podrá seguirse en directo por Internet, contará además con una singular exposición fotográfica sobre la infancia de Ernesto Che Guevara, que será presentada por su hermano, Ramiro Guevara, y, posiblemente, por el actor Gael García Bernal, quien protagonizó al Che de las primeras andanzas latinoamericanas en la película “Diarios de motocicleta”.

Alzamiento del EZLN

La decisión de que México sea la sede obedece, entre otros motivos, a que con el alzamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), en 1994, se abrió en este país el ciclo de los movimientos insurreccionales que utilizan  Internet y las redes sociales como herramientas de movilización y disidencia. También porque, a pesar de los avances logrados, es un país que vive casi al margen del debate sobre las cosas más importantes  que ocurren en el país y en el mundo. “En la coyuntura del cambio presidencial en México, esta cumbre no será una acampada internacional para elogiar la violencia, si no para intercambiar ideas y experiencias”, señaló el organizador, el historiador mexicano Enrique Márquez. Por otra parte, la Comisión de Derechos Humanos investigará a la Policía de México DF por tortura, detenciones ilegales y otros delitos que este cuerpo cometió presuntamente tras los disturbios violentos que estallaron en la capital del país durante la investudira de Enrique Peña Nieto como presidente hace casi una semana.