Madrid pide respeto por la sanidad pública

Diego Sañudo-Madrid

Las protestas de los ciudadanos de Madrid en contra de los recortes en la sanidad públicas son continuas

La capital de España vive inmersa en una lucha por mantener sus derechos sociales y tratar de evitar la privatización de un bien tan preciado como es la sanidad y que tiene como principales defensores a los propios trabajadores de los centros sanitarios madrileños. Este jueves los trabajadores de la sanidad pusieron fin a una huelga de 48 horas, la segunda en dos semanas, y anunciaron que el próximo día 19 reanudarán con esta protesta que persigue poner freno a los planes de un ejecutivo regional que hace oídos sordos a los clamores de la sociedad.También acabó este  la huelga de médicos que se desarrolla entre el lunes y el jueves de cada semana. Como en el anterior caso, las movilizaciones continuarán el día 12 con el mismo fin sin que hasta la fecha se hayan obtenido resultados. El paro, que según los sindicatos fue  un éxito, estuvo secundado por un 90% de los trabajadores de la sanidad según su versión, mientras que la Consejería de Sanidad rebajó la cifra hasta un 16,67%, un porcentaje que a todas luces no refleja la realidad. Pese a todo desde la consejería de Sanidad se niegan a dar marcha atrás a la privatización de la gestión de varios servicios por considerar que es “necesaria”, según su máximo responsable, Javier Fernández-Lasquetty, el mismo que anunció que este viernes iniciará contactos con los responsables de los hospitales públicos para que formulen propuestas de ahorro sin que afecte a la calidad del servicio. Palabras más duras tuvo el portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, quien aseguró que es mentira que la privatización vaya a comprometer la calidad asistencial.
Marcha atrás

Por su parte, la secretaria de Sanidad del sindicato Comisiones Obreras, Rosa Cuadrado,  advirtió de que “no puede haber un diálogo si no dan marcha atrás” los responsables de la Comunidad de Madrid en su intención de privatizar la gestión de los hospitales. La ciudadanía, mientras, ha mostrado su apoyo a los profesionales de la sanidad congregándose en los centros de la ciudad, especialmente en los seis que se quieren privatizar en la comunidad de Madrid. El pulso desigual se mantiene.