Hugo Chávez nombra al vicepresidente Maduro como su sucesor

Elvira García-Buenos Aires

Hugo Chávez, que está muy enfermo de cáncer, ha tenido que nombrar como sucesor a la presidencia de Venezuela a su vicepresidente, Nicolás Maduro, ex maoísta y ex líder sindical

Hugo Chávez está muy enfermo, y debe temer que el cáncer que padece, probablemente, no le deje acabar la mitad del cuarto mandato de seis años para el cual fue elegido el pasado 7 de octubre. Por ese motivo, el dirigente venezolano comunicó a su pueblo este fin de semana el nombramiento del vicepresidente y canciller Nicolás Maduro, uno de los hombres de máxima confianza de Chávez, como su sucesor.  Hugo Chávez anunció que tendrá que someterse a una cuarta intervención quirúrgica, en Cuba, para tratar el cáncer que le fue diagnosticado en junio de 2011. “Por algunos síntomas decidimos con el equipo médico una nueva revisión exhaustiva. Lamentablemente, en esa revisión exhaustiva surge la presencia, en la misma área afectada, de algunas células malignas, nuevamente. Es absolutamente necesario someterme a una nueva intervención quirúrgica”, dijo el mandatario venezolano. Chávez es un antiguo militar golpista que se convirtió en una suerte de caudillo populista que defiende una ideología heterogénea compuesta por viejos dogmas del socialismo de corte marxista y del fascismo y un lenguaje trufado de proclamas antiimperialistas del siglo pasado y de desgastados ataques al capitalismo liberal. La Constitución venezolana señala que en caso de muerte del presidente, el vicepresidente tendrá que asumir el mando del Estado hasta que no se convoquen  nuevas elecciones. En este sentido, Chávez declaró a los venezolanos que  “Nicolás Maduro no sólo en esa situación debe concluir el periodo, como manda la Constitución, sino que mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable, absoluta, total, es que en ese escenario que obligaría a convocar a elecciones presidenciales ustedes elijan a Nicolás Maduro como presidente”.

Primera vez

Es la primera vez que Hugo Chávez plantea públicamente la posibilidad de su muerte desde que se enfrenta al cáncer. Según algunos analistas políticos, Chávez es consciente de la gravedad de su situación, y por eso mismo tomó la decisión de nombrar a su sucesor, ciertamente porque así lo estipula la legalidad constitucional, pero también para evitar el caos y que el régimen que ha construido a lo largo de estos años se desmorone. El dirigente venezolano pidió “el apoyo del pueblo y de todas las corrientes, civiles, militares, en estas circunstancia. Todo el apoyo, en primer lugar para el gobierno revolucionario en esta coyuntura y el apoyo y la unidad ante las decisiones que tendremos que ir tomando. Hoy tenemos patria, que nadie se equivoque”. Después de la cuarta reelección del caudillo de Caracas, Nicolás Maduro, un antiguo conductor de autobuses y dirigente sindical, que en su juventud fue maoísta, se convirtió en el hombre fuerte de la revolución bolivariana. Fue nombrado jefe de la diplomacia de Venezuela en 2006 y el pasado 10 de octubre asumió las riendas de la jefatura del Estado durante el viaje que Chávez tuvo que realizar a Cuba para tratarse el cáncer que padece. Hasta la fecha, Chávez ha sido operado tres veces y se ha sometido a sesiones de quimioterapia y de radioterapia. Así las cosas, partidarios de Chávez se concentraron el domingo en la plaza Simón Bolivar de Caracas para mostrar su apoyo al presidente.
Los seguidores del caudillo venezolano, que portaban fotografías de Chávez, banderas del país y  camisetas con los colores nacionales, participaron en una cadena de oración para pedir la pronta recuperación del mandatario. En Cuba, también hubo una concentración de partidarios de Chávez  ante la embajada venezolana en La Habana en señal de solidaridad.