La oposición a Castro denuncia más de 400 detenciones de disidentes en noviembre

C. Zamorano-México DF

La oposición al régimen castrista asegura que más de 400 opositores han sido detenidos en el mes de noviembre. En la foto, Elizardo Sánchez, uno de los disidentes más activos de Cuba

El régimen comunista cubano ni se ablanda ni se modera. Los disidentes activos, que no son muy numerosos en un país sin libertades públicas, están otra vez en el ojo del huracán. Y ese huracán, ahora que Fidel Castro está en segunda línea política por su mal estado de salud, se llama Raúl Castro, el hombre fuerte del sistema dictatorial. Según la opositora Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) que dirige el disidente Elizardo Sánchez, más de 400 opositores fueron detenidos de forma arbitraria el pasado mes de noviembre. Sánchez denunció el incremento de “la represión policial” contra “ciudadanos pacíficos” que no están de acuerdo con el Gobierno en los últimos años. Según el líder de la CCDHRN, “las autoridades tratan de cambiar sus prácticas de represión política manteniéndola dentro de límites que algunos llaman represión de ‘baja intensidad’, táctica que no logra ocultar el carácter generalmente arbitrario de las detenciones que suelen dar lugar, en la gran mayoría de los casos, a la incomunicación y ocultamiento del paradero de los detenidos”. Sánchez también denunció los “golpes y malos tratos” que sufren muchos disidentes, como las Damas de Blanco (un colectivo de mujeres que lucha por los derechos humanos en Cuba) en ciudades como Santiago de Cuba y Holguín, o las “vejaciones” que tuvieron que soportar por parte de la Policía 10 opositores detenidos en noviembre en La Habana. Además, el pasado 27 de noviembre, en La Habana, unos individuos, seguramente policías de paisano o provocadores a sueldo del régimen, agredieron con un madero al opositor Guillermo Fariñas, premio Sajarov del Parlamento europeo 2010. Ese mismo día, el propio Elizardo Sánchez fue amenazado por dos hombres vestidos de civil, que lo acusaron de “mercenario” al servicio de Estados Unidos.

Petición al Gobierno

Amnistía Internacional (AI) exigió al Gobierno cubano que lleve a cabo una investigación para aclarar el origen de la agresión que sufrió Guillermo Fariñas. Lo más probable es que los gobernantes cubanos hagan oídos sordos a esta petición de AI. El régimen dictatorial considera a los opositores cubanos “contrarrevolucionarios” y mercenarios” al servicio de la CIA estadounidense y de ser un instrumento político que favorece los intereses de Washington. Este argumento lo suele utilizar muy a menudo la izquierda más arcaica latinoamericana, que, como suele ocurrir con un sector de la derecha, nunca se caracterizó por sus ideas democráticas. Pero también en países occidentales, como España, el sector más dogmático de la izquierda defiende al régimen castrista y ataca a los disidentes. Es lo que hace la Izquierda Unida (IU) española.