El Parlamento uruguayo vota a favor del matrimonio homosexual

E. García-Buenos Aires

El Parlamento uruguayo ha aprobado mayoritariamente un proyecto sobre la legalización del matrimonio homosexual. En la foto, dos gays esperan en la calle la decisión de la Cámara en Montevideo

El Parlamento uruguayo aprobó el miércoles con un apoyo mayoritario el proyecto sobre la legalización del matrimonio homosexual, lo que fue acogido con entusiasmo por la comunidad de gays, lesbianas y transexuales de este  país de América Latina, que en los años 60 del siglo XX era considerado como una pequeña Suiza en esa parte del continente. Unos 200 militantes homosexuales que asistieron al debate parlamentario aplaudieron largamente la medida de la Cámara. El texto, que fue aprobado después de ocho horas de debate, contó con el apoyo de 81 diputados sobre los 87 presentes, y ahora tendrá que ser aprobado por el Senado. El proyecto de ley fue presentado por el Frente Amplio, la fuerza política izquierdista del presidente José Mujica, un ex dirigente del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T), grupo compuesto mayoritariamente por intelectuales y estudiantes de la pequeña burguesía que en los años 60 y principios de los 70 practicó la guerrilla urbana y el terrorismo contra el Estado y los poderes económicos. La ley, que también recibió el apoyo de algunos diputados de la oposición, mientras los del derechista Partido Nacional votaron en contra, introduce una reforma del código civil para que “los heterosexuales, los homosexuales, las lesbianas y los transexuales estén autorizados a contraer un matrimonio monogámico”. Según dijo uno de los autores del proyecto aprobado, el diputado Bango Juillet, “no es una ley sobre el matrimonio homosexual o gay”, sino “una medida para igualar la institución del matrimonio, independientemente del sexo de la pareja”. En los últimos seis años, Uruguay ha tomado una serie de medidas a favor de los derechos de los homosexuales. Primero, aprobó las uniones de hecho entre personas del mismo sexo y después la adopción de niños para parejas de gays y lesbianas y la legalización del cambio de sexo para mayores de 18 años. El Estado también reconoció  la presencia de los homosexuales en las Fuerzas Armadas. En América Latina, el matrimonio homosexual fue legalizado en México en 2009 y en Argentina en 2010.

Punto polémico

Según algunos detractores de la nueva ley, en el borrador inicial el punto más polémico era el artículo 14, en el que se establece que los hijos de parejas homosexuales no podían conocer la identidad de sus padres biológicos. Pero finalmente, y atendiendo al derecho a la identidad del niño, la Cámara baja decidió que el hijo sí podrá conocer a su padre biológico si ha sido fruto del embarazo de una mujer, mientras que no podrá conocer a sus progenitores si es gestado por medio del método de fecundación ‘in vitro’.