La oposición egipcia se decanta por el no en el referéndum constitucional

M. Mestiri-Túnez

La oposición egipcia al presidente Mohamed Mursi ha decidido votar no en el referéndum constitucional del sábado, en lugar de llamar al boicot. En la foto, una manifestación multitudinaria contra Mursi en El Cairo

La principal fuerza  opositora egipcia al presidente Mohamed Mursi y a los gobernantes islamistas, el Frente de Salvación Nacional, anunció el miércoles que pedirá a los ciudadanos que voten no en el referéndum sobre la nueva constitución convocado para el próximo sábado, 15 de diciembre, en lugar del boicot. La oposición pidió a cambio que las autoridades den garantías de que se respetarán las condiciones formales para participar en la consulta. El polémico proyecto de nueva Constitución, que fue aprobado con los votos de los islamistas y los salafistas en la Asamblea Constituyente, es rechazado por las fuerzas laicas, liberales y de izquierda, que consideran que el texto no recoge la pluralidad ideológica, política, social y religiosa de Egipto. El anuncio que hizo la principal fuerza de  oposición llega en un momento caótico para Egipto después de varias semanas de crisis política y social y masivas protestas callejeras. La causa fue la adopción por parte del presidente Mursi de un decreto constitucional que le daba un poder prácticamente absoluto. Finalmente Mursi tuvo que anular esta medida y se vio en la obligación de ofrecer diálogo a la oposición. Las Fuerzas Armadas, que son un poder fáctico en Egipto, han vuelto a salir a las calles de El Cairo, aunque de momento se mantienen en un discreto segundo plano, y ayer tuvieron que posponer la reunión que habían convocado para fomentar un diálogo de unidad nacional. Al acto fueron invitados los representantes políticos, culturales y sociales del país. La televisión oficial informó del aplazamiento sine die de esta cita, justificada por una insuficiente participación de las partes involucradas. Sin embargo, los líderes más destacados de la oposición como Amer Musa, Mohamed el Baradei y Munir Fakhri Abdel Nur dijeron que asistirían a la reunión. Y Musa aseguró a la agencia  Reuters que nadie le informó de la suspensión de la misma. Acorralado por las protestas populares, Mursi anuló su polémico decreto, pero no suspendió la celebración del referéndum, como le exigía la oposición.

Consulta en dos fases

Por su parte, la comisión electoral anunció en televisión que el referéndum constitucional se celebrará en dos jornadas, pero en principio no serán días consecutivos. La oposición teme que esta medida repercuta en el ánimo de los votantes, y no descarta que  el poder haya tomado esta decisión para ganar tiempo e influir en la opinión pública en una línea favorable al sí constitucional. Habrá que ver si finalmente se mantiene esta decisión, porque es tal el desbarajuste que vive el país, que algunos observadores señalan que las medidas se toman para después anularlas. El voto de los residentes egipcios comenzó ayer.