“La cultura y la religión no deben ser una barrera”

Piotr Kowalski-Varsovia

La cantante polaca de música sefardí Anna Jagielska-Riveiro piensa que la música podría unir a palestinos e israelíes y a judíos y musulmanes

Anna Jagielska-Riveiro es la  voz polaca de Sefarad, que en lengua hebrea es el nombre que en la tradición judía se da a la Península Ibérica desde la Edad Media. De Sefarad descienden los sefardíes, los judíos españoles y portugueses que en su gran mayoría fueron expulsados de la Península a finales del siglo XV por los reconquistadores cristianos. En esta entrevista concedida a Correo Diplomático, la artista polaca habla de su pasión y de su trayectoria artística. Anna Jagielska ha trabajado con músicos judíos y musulmanes, y quizá sea uno de los motivos por los cuales, según dice “doy tanta importancia a la tradición, a las raíces culturales de los pueblos”.

-Pregunta:  ¿Es usted la única cantante de música sefardí en Polonia?

– Respuesta: “La música sefardí, y en general la cultura sefardí, es mi gran pasión desde hace muchos años. Creo que, efectivamente, soy la única artista en Polonia que se dedica a este género tan profundamente. Trato de dar a conocer la música sefardí en mi país, pero también doy conciertos en otros paises de Europa y del mundo entero. Por ejemplo, el año pasado tuve conciertos en España, entre otros durante el X Festival Internacional de Música Sefardí en Córdoba, así como actuaciones en varios festivales de México”.

– P:  ¿Cómo definiría la música sefardí?

– R: “La música sefardí es la música judía cuyas raíces se remontan hasta la Edad Media española. Pero la cultura sefardí, así como la música, se ha conservado en la diáspora y es una tradición viva. Me ocupo de la música sefardí con pasión desde hace muchos años y mi actitud hacia esta música y cultura es muy personal. Llevé a cabo muchos proyectos diferentes trabajando con músicos especializados en varios estilos musicales como la música antigua, folclórica, étnica, pero también la música clásica y el jazz. Constantemente doy conciertos en Polonia y en el extranjero en importantes festivales internacionales. Acabo de hacer un concierto en un famoso festival de Polonia: Jazz Jamboree de Varsovia”.

– P:  ¿Cómo empezó su andadura por el mundo de la cultura y la música de Sefarad?

– R: “Desde siempre me interesé por la música y cultura judías, así como por la cultura española. Las canciones sefardíes contienen una mezcla de todo lo que me fascina: la nostalgia judía, el ardor español y la sensualidad oriental. Esta música es de una belleza extraordinaria, lo que da la posibilidad de  cantarla y tocarla en varios estilos. En mi ya larga carrera me han acompañado diversos músicos polacos y de otros países como España, Inglaterra, Chile, Argentina e incluso Irán”.

– P:  ¿Cuántos discos ha grabado?

– R: “He grabado siete discos, entre ellos cuatro con  temas sefardíes: Arvolicos de Almendra, Cantos de la España antigua, Lunas olvidadas y Dos amantes. Cada disco fue grabado con differentes músicos y en diversas formas y estilos musicales, pero siempre canté las piezas en ladino, la lengua de los judios sefardíes. En mi último disco Dos amantes,  que fue grabado durante un concierto en directo en la sede de Polskie Radio (emisora pública polaca) en Varsovia,  quise compaginar estilos antiguos con otros más modernos.  Este trabajo nació en otoño de 2010 y es el resultado de diversos conciertos, coloquios y actividades celebrados en Varsovia en el marco de un programa denominado ‘Bajo el cielo de Sefarad’,  que organicé  con la cooperación del Instituto Cervantes y del Castillo Real  de Varsovia”.

– P:  ¿Lunas olvidadas es su disco más personal?

– R:  “Sí, es un disco muy íntimo, porque es el fruto de muchos años de trabajo, de mis búsquedas en el mundo de la música sefardí. Las piezas grabadas en este disco son mis canciones favoritas. La mayoría hablan del amor, que es un tema presente en todos los siglos y en todas las culturas. En la grabación participaron músicos de nivel muy alto que se especializan en la música antigua, popular y étnica. El disco, que tuvo el apoyo del Instituto Cervantes, nos transporta a  tiempos pasados pero que son también muy presentes, porque la cultura de hoy está directamente ligada a la cultura de ayer.  Yo creo que no podemos entender lo que nos ocurre si no analizamos el pasado y nuestras tradiciones”.

– P: Además de vocalista y guitarrista, ¿se dedica a otras actividades?

– R:  “Sí, entre otras actividades, compongo mi propia música, donde se pueden oír muchas influencias de música sefardí y de la música judía en general.  Soy tambien productora discográfica. Además,  enseño el canto, porque durante mi carrera artística he estudiado muchas técnicas vocales: desde la música clásica hasta la música antigua, folk y pop. Trato también de dar a conocer la música sefardí en Polonia, así como en otros paises de Europa y del mundo entero, y enseño mis conocimiento en talleres vocales”.

– P:  ¿Qué es para usted la música medieval?

– R: “Yo considero la música antigua como una riqueza cultural viva que hay que saber  adaptar a los tiempos presentes. Para mí, cantar el pasado judío de la Península Ibérica es también una forma de cantar el presente, porque ese pasado de la cultura judía no ha muerto. Está presente en varios países, y los que lo ignoraban lo descubren con enorme placer e interés”.

– P: ¿Está satisfecha de su trabajo en Polonia?

– R: “Por supuesto. El contexto es positivo para mi trabajo, porque en general los polacos se interesan y se sienten atraídos por lo que está relacionado con España. Sin embargo, todavía muchos polacos desconocen la cultura sefardí, pero esta música es tan hermosa, que a veces después de los conciertos la gente pone mucho empeño en conocer mejor todo lo que representa la música y la cultura sefardíes. España y Polonia son dos países que no se pueden entender, no se pueden analizar, si prescindimos de su componente judío. Polonia, a pesar de las dificultades, poco a poco, va asumiendo su componente judío, y es tambien en este contexto que lucho por dar a conocer la música, pero también la cultura de Sefarad en mi país”.

– P: ¿La música y la cultura, en general,  pueden acercar a las personas?

– R: “La música, en mi opinión, puede contribuir a un mayor entendimiento entre personas de culturas, lenguas y religiones distintas. La música puede romper barreras y acercar posiciones. Es por eso que yo he trabajado con músicos judíos y con músicos de paises musulmanes. La cultura y la religión no deben ser una barrera. Al revés, si conocemos mejor a los que no son como nosotros, los podremos respetar y querer. Es lo que, como artista, me he propuesto”.

– P: ¿ Y la música también puede unir a palestinos e israelíes y a judíos y musulmanes?

– R: “Si, yo lo creo”.

– P:  Pues vivimos en un mundo donde el diálogo y el entendimiento no abundan.

– R: “Es cierto.  Por eso doy tanta importancia a la tradición, a las raíces culturales de los pueblos. No es que viva anclada en el pasado, sino que considero que si conocemos nuestras raíces y nuestras tradiciones, podremos apreciar mejor lo que somos y el valor de los que son distintos de nosotros”.

– P:  ¿Cómo contempla el panorama de las relaciones hispanopolacas en el terreno de la cultura?

– R: “Creo que estas relaciones están en un momento muy bueno en Polonia. Yo veo un gran interés por la cultura, la lengua, el cine, la literatura, la gastronomía de España. Muchos polacos estudian español porque les gusta este idioma y lo consideran muy últil para ir por el mundo y comunicar. Yo misma estudié español porque me encanta esta lengua y tambien quería conocer mejor la cultura española y la de América Latina. España es un país muy atractivo para los polacos, creo que es uno de sus países preferidos”.

– P:  ¿De qué manera ve su futuro artístico?

– R: “En este momento tengo muchos nuevos proyectos musicales con músicos de Polonia y de otros paises. Para el próximo año ya tengo muchas invitaciones para dar conciertos en importantes festivales de Polonia y en el extranjero. Por supuesto seguiré cantando canciones sefardíes, porque me fascina esa cultura, su riqueza, variedad y pluralidad. Es un género que preserva los ambientes judíos, árabes y españoles. Quiero grabar tambien un disco nuevo, y como siempre seguiré buscando nuevas vías y nuevas fuentes de inspiración…”

*Más información sobre Anna Riveiro: www.riveiro.art.pl