El ‘hacker’ que publicó fotos de Scarlett Johansson es condenado a 10 años de prisión

D. Benjadra-Rabat

Christopher Chaney, el ‘hacker’ que se infiltró en el correo electrónico de la actriz Scarlett Johansson y publicó algunas de sus fotos desnuda, fue condenado por un tribunal de Los Ángeles a 10 años de prisión

Robar fotos de la actriz  neoyorquina Scarlett Johansson en la misma situación que su madre la trajo al mundo, es decir desnuda, no sale gratis. Todo lo contrario. Christopher Chaney, el ‘hacker’ que se infiltró en el correo electrónico de la actriz y publicó algunas de sus fotos desnuda, fue condenado por un tribunal de Los Ángeles a 10 años de cárcel, según informó el diario Los Angeles Times. El juez de distrito James Otero sentenció que Chaney, de 35 años, cometió un delito que violentó la intimidad de la actriz. El condenado, que accedió también a los correos electrónicos de la cantante Christina Aguilera y la actriz Mila Kunis, entre otros famosos, se declaró culpable el pasado mes de marzo de los cargos que se le imputaban. Es por este motivo que la severa sentencia que le impuso el juez no fue para él una sorpresa. Chaney residía en Jacksonville (Florida) y estaba sin trabajo. El ‘hacker’ fue detenido en octubre de 2011 por la Oficina Federal de Investigación (FBI) en el marco de una operación contra la piratería informática. Los investigadores pudieron establecer que el condenado consiguió infiltrarse en las cuentas de correo electrónico de personalidades famosas entre noviembre de 2010 y octubre de 2011. Durante esa etapa, Chaney logró navegar libremente por los mensajes y detectar contactos y fotos íntimas como las de Scarlett Johansson. Cabe destacar que las tres imágenes de la actriz neoyorquina que salieron a la luz del día mostraban a la protagonista de la película ‘Lost in Traslation’ enseñando la parte trasera de su cuerpo en el reflejo de un espejo, así como un autorretrato de su busto desnudo y una instantánea del trasero tumbada en una cama. Johansson aseguró tras destaparse el caso del ‘hacker’ que esas tres fotos caseras tenían como único destinatario al actor Ryan Reynolds, que en aquel momento  era su esposo.