El lobby americano de las armas expresa su tristeza por la masacre de Sandy Hook

E. García-Buenos Aires

El poderoso lobby americano de las armas se ve en la obligación de expresar su dolor después de la matanza de Newton debido a la presión popular. En la foto, un grupo de manifestantes protesta contra ese lobby

El poderosos lobby estadounidense de las armas organizado en torno a la Asociación Nacional del Rifle (NRA), después de varios días de silencio, expresó su tristeza por “los asesinatos horribles e insensatos” cometidos  por Adam Lanza en una escuela primaria de Sandy Hook, en Newton (Connecticut). En esta matanza   murieron 27 personas, la mayoría niños. La NRA, que ejerce presiones sobre los poderes democráticos para que no intervengan en la regulación y control de la venta de armas de fuego, hizo saber a la opinión pública que “estamos compuestos por cuatro millones de madres y padres, de hijas e hijos, y estamos consternados, entristecidos y con el corazón destrozado por los asesinatos horribles e insensatos de Newton”. “Por respeto para las familias y por decencia, hemos querido respetar el duelo, la oración y el tiempo para ver cómo la investigación se lleva a cabo antes de hacer un comentario”, indicó la NRA. Este lobby de las armas de fuego se mostró dispuesto a colaborar con las autoridades para que una matanza como la que ocurrió en Newton el pasado viernes no vuelva a ocurrir. Por otra parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, expresó su “enérgico” respaldo a la propuesta de prohibir la venta de armas de asalto y una nueva legislación sobre el control de armas de fuego, según anunció el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. Obama, según su portavoz, “apoya y apoyaría una nueva legislación que encare el problema del llamado vacío legal de las armas y otros elementos como los cargadores de amplia capacidad, por ejemplo”. El país está conmocionado y millones de padres no están dispuestos a quedarse quietos y esperar que ocurra una nueva matanza. Obama supo recoger ese sentimiento popular para lanzar una ofensiva contra los defensores a ultranza de la venta de armas de fuego, y dejó claro que “no podemos aceptar sucesos así como una rutina”. Los senadores demócratas Dianne Feinstein y Chuck Schumer apoyaron el domingo la introducción de un proyecto de ley sobre el control de armas en el Congreso de Estados Unidos. Feinstein anunció que espera presentar ese proyecto en cuanto se constituya el nuevo Congreso a partir de enero de 2013. El portavoz de la Casa Blanca  dejó claro  que se trata de “un problema complejo que requiere más de una solución”.

Implicación profesional

Los detractores de la venta de armas piensan que la solución a este problema “exige no solo reexaminar nuestras leyes sobre armas y cómo las aplicamos, sino también implicar a los diversos profesionales de salud mental, los funcionarios de seguridad, educadores, padres y a las comunidades para encontrar estas soluciones”, apuntó el portavoz presidencial. En la misma línea, destacó que “está claro que como nación no hemos hecho lo suficiente para encarar el azote de violencia de las armas en este país”. En Newton, la población  sigue consternada y muchos se preguntan por qué motivos Adam Lanza cometió esa locura criminal de disparar contra inocentes. Según Robert Spitzer, epecialista en el control de armas en Estados Unidos, Obama  tiene la oportunidad de cambiar la legislación sobre  armas, porque la población lo está pidiendo. Desde el pasado viernes, día de la matanza, más de 175.000 personas han firmado una petición que circula por la red y ha sido impulsada por la Casa Blanca. El descontento es tan grande que numerosos congresistas contrarios a las armas estudian un cambio de legislación necesaria para limitarlas y algunos de los más leales seguidores de la NRA, como el senador Joe Machin, se han sumado a este movimiento. “Es tiempo de dejar atrás la retórica, necesitamos sentarnos y hacer algo”, declaró el parlamentario. Robert Spitzer, que es también profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Nueva York,  piensa que Obama tiene “la oportunidad” de tomar decisiones importantes en la materia. Según un sondeo para  ABC News y el Washington Post, el 54% de la población se declara favorable a endurecer la legislación general en materia de control de armas. Por otra parte, en Argentina, la notificación “de oficio” del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, para comenzar el desguace empresarial del grupo Clarín, quedó en suspenso. El juez que lleva la causa aceptó la apelación del “multimedio” para evitar que el Estado subaste las licencias excedentes de radio y televisión, según la Ley de Medios Audiovisuales.