Chequia conmemora el primer aniversario de la muerte de Václav Havel

Piotr Kowaslski-Varsovia

Chequia conmemora durante la semana el primer aniversario de la muerte de Václav Havel, dramaturgo, intelectual comprometido, ex presidente, activo disidente contra el comunismo y artífice de la Revolución de Terciopelo que acabó pacíficamente con el régimen dictatorial

Chequia, que junto com Eslovaquia durante más de 40 años sufrió una feroz dictadura comunista, celebra estos dias el primer  aniversario de la muerte de Václav Havel, intelectual, dramaturgo y opositor al régimen anterior. Havel, que fue presidente de Checoslovaquia y de Chequia trás la separación de los dos Estados, fue un opositor pacifista al comunismo y el artífice de la Revolución de Terciopelo que acabó con la dictadura checoslovaca. Su oposición le valió detenciones, condenas y muchos problemas, pero también el apoyo de miles de ciudadanos dentro y fuera de la Checoslovaquia comunista. Havel falleció el 18 de diciembre de 2011, y un año después los checos organizan diversas actividades para rendir homenaje a uno de sus mayores símbolos de la lucha por la libertad y la democracia, que se apasionó por el teatro y por el rock, mientras que el combate político fue para él un mero instrumento para acabar con la dictadura. Las actividades  empezaron este lunes con una misa oficiada por el cardenal Dominik Duka, y se prolongarán a lo largo de toda la semana en diferentes partes del país. Se celebrarán conciertos, exposiciones, seminarios,  y se inaugurarán placas, como,  por ejemplo,  en el Teatro Na Zábradlí, de Praga, donde Havel trabajó en los años 60. Durante la misa que oficio el cardenal de Praga en la Iglesia de Santa Ana, el prelado, que era amigo de Havel, dijo que fue un “símbolo de la lucha por la libertad”.

Pacifista y demócrata

Havel permaneció firme a sus ideales democráticos y pacifistas hasta el último día de su vida, y aunque tuvo muchos amigos también cosechó algunos enemigos entre la extrema derecha y la izquierda nostálgica del comunismo en su país de origen y en otros lugares de Europa y del mundo. “La verdad y el amor deben prevalecer sobre las mentiras y el odio”, solía decía el dramaturgo checo. Havel fue un hombre bueno y sencillo, y por eso mismo se ganó la simpatía de tanta gente en todas partes. Por su incansable lucha por la defensa de los derechos humanos dio voz a los presos políticos en cualquier parte del mundo ya fuera Cuba o en Birmania. A pesar de las complejas y numerosas  tareas a nivel nacional e internacional el padre de la Revolución de Terciopelo siempre  mantuvo su sentido del humor, y no dudó en invitar  a Praga a diferentes músicos, como a Frank Zappa, los Rolling Stones, Joan Baez, Lou Reed y a muchos más. Entre sus amigos más entrañables se encuentra el Dalai Lama.

Europa también

Con motivo del primer aniversario del fallecimiento  de Václav Havel, Europa también se sumó a las actividades para honrar la memoria de este intelectual demócrata y europeísta. En la sede del Parlamento Europeo fue instalado un gran corazón rojo de neón. Se trata de una obra semejante a la que se instaló en el Castillo de Praga, sede presidencial, con motivo del final del mandato de Havel en 2002. El corazón recordará el legado de Havel a miles de personas que visitan diariamente la Eurocámara en Bruselas. Además de Chequia, los actos de conmemoración por el primer aniversario del fallecimiento del ex presidente Havel tendrán lugar en Francia, Alemania, Eslovaquia y Polonia.