DSK no escapa a la acción de la justicia francesa, que lo acusa de proxenetismo

Jean-Claude Dufour-París

Dominique Strauss-Kahn (en la foto) no consigue escapar de la justicia francesa, que lo acusa de proxenetismo

El ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, conocido por el acrónimo de DSK, consiguió salvarse de la Justicia de Estados Unidos, pero en Francia las cosas son distintas. Un tribunal francés que investiga a DSK por diversas fiestas y orgías en el Hotel Carlton de la ciudad norteña de Lille, decidió mantener los cargos en su contra por un presunto delito de proxenetismo. El revés judicial que ha sufrido el ex hombre fuerte del FMI y esperanza de la izquierda socialista francesa para competir con Nicolas Sarkozy en las pasadas elecciones presidenciales, llegó una semana después de que DSK sellara un acuerdo millonaria con la guineana Nafisatu Diallo. Esta mujer, que trabajaba como limpiadora en el  Hotel Sofitel de Nueva York, denunció a DSK de agresión sexual, pero retiró la demanda a cambio de dinero. Los abogados defensores de Strauss-Kahn expresaron su convencimiento de que su cliente será absuelto de “esta absurda acusación de proxenetismo”. Así lo dijeron Henri Leclerc, Frédérique Baulieu y Richard Malka. Los letrados anunciaron que llevarán el caso al Tribunal  Constitucional. La investigación de los jueces trata de determinar si el ex director gerente del FMI participó en una serie de fiestas y orgías en el Hotel Carlton que fueron organizadas por los cabecillas de una supuesta red de prostitución en Lille. Los jueces quieren saber si DSK conocía la condición de proxenetas de los organizadores de las fiestas y si sabía que las mujeres que participaban en ellas eran prostitutas. El procesado negó  las acusaciones desde la primera vez que fue interrogado por la Policía por este asunto. DSK aseguró que ignoraba que las mujeres se dedicaran a la prostitución y que le fueron presentadas por un comisario de Policía y un empresario importante de la ciudad del Pas-de-Calais.

Banda organizada

La Justicia francesa considera que Dominique Strauss-Kahn pudo cometer un delito de “proxenetismo agravado en banda organizada” y asegura que tiene “indicios graves” que demuestran su culpabilidad. Los abogados  de DSK sostienen que su cliente ha sufrido “numerosas y graves violaciones  de los derechos a la defensa” y lamentan que la Cámara de instrucción no haya tenido en cuenta estas supuestas irregularidades.