El PP se queda solo con unos presupuestos asfixiantes

Diego Sañudo-Madrid

Los partidos de la oposición en el Congreso de los diputados (en la foto) han rechazado los presupuestos del Gobierno del PP para el año 2013

El Partido Popular, aprovechando su mayoría absoluta, aprobó ayer unos presupuestos que los partidos de la oposición tildaron de irreales por la previsión de ingresos. También mostraron su descontento por contener medidas antisociales, y sin embargo cuenta con 200 modificaciones. Dentro del grupo de la oposición, Unión del Pueblo Navarro (UPN) ha sido el único partido político que no se  mostró contrario a estos presupuestos tras una auténtica lucha campal en el Senado, donde fueron vetados ocho veces y en los que se han incorporado 89 nuevas medidas. En total, durante la tramitación parlamentaria se incluyeron 200 modificaciones sobre el proyecto original del Gobierno, entregado en las Cortes hace casi tres meses. Aun así, los presupuestos para 2013, que entrarán en vigor el 1 de enero, han sido vapuleados por la práctica totalidad de los partidos, a quienes no les han faltado calificativos que aterrorizan a la sociedad e intranquilizan a Europa por el temor a que no se cumplan las previsiones de España. Con un ajuste previsto de casi 40.000 millones de euros, los presupuestos contemplan un recorte medio para los ministerios del 8,9%, hasta un total de 39.722 millones de euros. Sin embargo, el pago de los intereses de la deuda ascienden prácticamente a ese importe, más de 38.000 millones. Esta política de ajuste busca cumplir el objetivo que se impuso en lograr reducir el déficit público de los casi 9 puntos de 2011 a 6,5% en este año, y en 2013 al 4,5% del PIB, como se exige desde la Unión Europea UE). No obstante, se flexibiliza la posibilidad de endeudamiento de las corporaciones locales supuestamente para poder dedicar a inversión a corto plazo como motor de crecimiento y creación de empleo. Además, el Congreso aprobó las medidas tributarias que acompañan a los presupuestos con iniciativas como un impuesto estatal del 0% para los depósitos en los bancos, la eliminación de la deducción por compra de vivienda o la limitación para las grandes empresas de deducción por amortización al 70%. Casi también en minoría, el Partido Popular  aprobó también en el Congreso el proyecto de ley contra el fraude social y en la seguridad social, que implica una reforma del Código Penal alcanzando penas de hasta seis años de cárcel para los defraudadores.

Luto por los presupuestos generales

Vestidos de negro u oscuro y con una vela, un millar de ciudadanos de Madrid se manifestaron tras la aprobación de los presupuestos saliendo desde la Plaza de España hasta la Plaza de Neptuno portando una pancarta con el lema: “No a los presupuestos de la deuda y la miseria”. Esta marcha “de luto” buscaba mostrar su más profundo rechazo a unas cuentas que, en su opinión, son “generadoras de opresión y miseria” y alertaron de la “situación en la que se deja a los ciudadanos españoles” y que su aprobación provocará la “muerte de todos los derechos sociales”. Mientras este grupo se movilizaba de forma pacífica lanzando sus consignas, varios policías fueron pidiendo la documentación aleatoriamente y detuvieron a uno de los activistas, según su versión, por resistencia y desobediencia a la autoridad. La manifestación fue convocada por la Coordinadora 25-S haciendo un llamamiento para que “todo aquel que quiera” se uniese a la movilización para representar el “luto por la destrucción del Estado de Bienestar”. Con las velas lo que querían era simbolizar “cada desahucio, cada suicidio, cualquiera de las calamidades que estamos pasando”.

Cataluña le pone fecha al pacto

Por otra parte, un día antes de que se aprobaran los presupuestos, el presidente en funciones de Cataluña, Artur Mas, y el líder de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Oriol Junqueras, acordaron celebrar un referéndum de autodeterminación en 2014. No obstante la fecha tiene trampa, porque el acuerdo incluye una cláusula que permite que se posponga si hay causas justificadas y ambas partes así lo consideran. Este acuerdo selló también la garantía de que e Artur Mas volvería a ser investido presidente gracias a los votos de ERC y la frontal oposición del resto de partidos que componen el hemiciclo catalán.”El acuerdo es total en el ámbito de la consulta, que era donde había más dificultades. Queda algún fleco menor. Será un Gobierno estable y fuerte” del que los republicanos no formarán parte, apuntó Oriol Junqueras. Para impulsar el proceso se creará un Consejo Catalán de Transición Nacional siguiendo una hoja de ruta titulada “Proceso de convocatoria de la consulta sobre el futuro político de Cataluña”, que fija el objetivo de “convocar una consulta para que el pueblo se pueda pronunciar sobre la posibilidad de que Cataluña se convierta en un Estado en el marco europeo”.