Londres se prepara para luchar contra una invasión de zombis

J.C. Dufour-París

El Reino Unido, que es una potencia nuclear, se prepara para hacer frente a una hipotética invasión de zombis. No es una broma de mal gusto o humor negro inglés, sino una de las posibilidades que baraja el Gobierno de su graciosa majestad. Esta extraña información fue publicada por el diario The Telegraph.
El rotativo británico asegura que el Ministerio de Defensa no sería el encargado de dirigir la acción militar, sino que ello correspondería a la Oficina del Gobierno de Londres, desde la que se coordinan siempre los planes de emergencia en el Reino Unido. La información fue  revelada después de que se realizara una pregunta en el marco de la Freedom of Information sobre una supuesta invasión zombi. Al parecer, según The Telegraph, el Ministerio de Defensa británico se vio obligado a responder: “En caso de un suceso apocalíptico, por ejemplo, zombis, cualquier plan para reconstruir el Reino Unido y devolverlo a su gloria pre-ataque sería llevado por la Oficina del Gobierno. El papel del Ministerio, en este caso, sería dar apoyo militar a las autoridades civiles, pero sin llevar las riendas de la situación y, por lo tanto, sin poder informar de los acontecimientos”. Aunque cueste creerlo, no es la primera vez que el Ministerio de Defensa tiene que responder a preguntas extravagantes. El año pasado, el Ayuntamiento de Leicester se vio forzado a informar de que no tenía preparación específica alguna ante una posible invasión zombi, mientras que el de Bristol admitió que podría enfrentarse a una legión de muertos vivientes. El Ayuntamiento de Bristol había hecho acopio de  “esposas, pistolas y trajes protectores”. Las críticas contra la opción de Freedom of Information (Libertad de Información) no se han hecho esperar, y algunas voces lúcidas se preguntan cómo una de las principales potencias del mundo y la tercera economía europea puede dedicar tiempo y dinero a semejantes estupideces y creer en la existencia de zombis, brujas y vampiros.