La crisis política conduce a Estados Unidos hacia la recesión económica

Carlos Zamorano-México DF

La crisis política conduce a Estados Unidos hacia el abismo fiscal y la recesión económica. En la foto, una sesión de la Bolsa de Nueva York

Estados Unidos se dirige hacia la recesión económica, porque sus congresistas no consiguen ponerse de acuerdo sobre el pacto fiscal que el país necesita para salir adelante. El Congreso está completamente paralizado, y solo quedan tres días para solucionar esta compleja situación. De lo contrario, Estados Unidos se hundirá en el abismo fiscal, lo que a su vez provocará una  recesión que arrastrará al resto de las economías occidentales, sobre todo a las de la zona euro. El pacto entre demócratas y republicanos es difícil pero no completamente imposible. Ambos tienen antes que compartir el mismo diagnóstico de la situación política y económica, pues, como dijo el representante demócrata en el Senado, Harry Reid, Estados Unidos “está abocado” a una masiva subida de impuestos y recortes de gastos públicos a partir del 1 de enero. Es la única forma de reducir el déficit, afirman los demócratas. Los republicanos son reacios a la subida de impuestos. El tiempo apremia, pero la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos, aún no se ha reunido,  y su presidente,  John Boehner, está de vacaciones navideñas en Ohio. Obama, que sí interrumpió sus vacaciones y se encuentra en la Casa Blanca al frente del país, tiene un margen de maniobra reducido para conseguir que las dos grandes fuerzas políticas se pongan de acuerdo. Todas las propuestas demócratas en materia fiscal han sido rechazadas por sus adversarios republicanos. Mientras, ayer la Bolsa de Nueva York seguía perdiendo y el índice Dow Jones bajó el jueves al límite de los 13.000 puntos. Los inversores pronostican una fuerte caída del consumo y un retorno inevitable a la recesión si el país cae en el abismo fiscal. La cuestión es que cerca del 90% de la población tendrá que pagar más impuestos a partir del 1 de enero. En este sentido, una familia con un promedio de ingresos en torno a los 50.000 dólares anuales verá aumentar su contribución a la hacienda pública en más de 2.000 dólares. Además, unos  dos millones de ciudadanos perderán sus ayudas al desempleo y el paro superará el 9% en 2013. Según la secretaría de Hacienda, el próximo día 31 Estados Unidos superará el techo de deuda aprobado por el Congreso.

Interés de partido

Estos datos negativos tendrían que ser razones de peso para que demócratas y republicanos lleguen a un acuerdo fiscal, pero las motivaciones electoralistas y las hipotecas políticas contraídas por cada uno de los dos partidos pesan más que los intereses nacionales. El próximo curso político empezará  el 3 de enero, y todo indica que  Boehner será reelegido presidente de la Cámara de Representantes y el Partido Republicano se habrá librado de algunos congresistas del ala más extremista, la del Tea Party. Además, los demócratas tendrán una más amplia mayoría en el Senado. Obama es  consciente de que la principal responsabilidad en esta crisis  recaerá en él como presidente, y por esto está dispuesto a negociar y a ceder. Pero no parcee que sus adversarios republicanas estén por la labor. Por otra parte, en Argentina, según informa Elvira García desde Buenos Aires, el tribunal federal de la capital del país sentenció a cuatro años de prisión a Felisa Miceli, ex ministra de Economía del Gobierno del peronista Néstor Kirchner. La Policía encontró en el cuarto de baño del despacho de la condenada una bolsa que contenía el equivalente de más de 39.000 euros en dólares y pesos argentinos. Los jueces condenaron a Miceli por ocultamientro de dinero agravado por su condición de funcionaria y por haber sustraído el acta policial que constató el hallazgo del dinero.