Occidente y los países árabes se preparan para la caída de Bashar al-Asad

Mohamed Mestiri-Túnez

Occidente y sus aliados en el mundo árabe se preparan para la caída del dictador sirio Bashar al-Asad (en la foto)

Estados Unidos y sus principales aliados occidentales, así como el mundo árabe y la OTAN, han acelerado los contactos y reuniones secretas estos últimos días, porque se preparan para una inminente caída del dictador Bashar al-Asad en Siria. Las armas químicas que posee el régimen sirio preocupan mucho en la región, y por eso el  primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, viajó recientemente en secreto a Ammán -la capital de Jordania-  para entrevistarse con el rey Abdalah.  El encuentro  fue revelado  por el diario árabe publicado en Londres Al Qods al Arabia y poco después la información fue retomada por el rotativo  israelí Yediot Aharonot y confirmada por la radio pública de Israel. Los vecinos de Siria temen que el régimen de Damasco muera matando masivamente y utilizando armas químicas contra la población. Aunque Estados Unidos y otros países occidentales y la OTAN advirtieron al dictador sirio de que no tolerarían la utilización de armas químicas en la guerra, la reacción de Damasco es imprevisible. Occidente y sus aliados en el mundo árabe también temen que esas armas químicas puedan caer en manos de grupos terroristas o que Siria le entregue este material a la milicia chií libanesa Hezbolah, el gran enemigo de Tel Aviv. Según diversas informaciones periodísticas, el rey jordano y el jefe del Gobierno israelí se pusieron de acuerdo para hacer frente a la amenaza siria. “Los servicios de inteligencia jordanos tienen una excelente reputación en lo concerniente a la cosecha de información en Siria y disponen de mapas precisos de los emplazamientos donde se almacenan estas armas químicas y biológicas”, informó  Yediot Aharonot. Antes de viajar a Ammán Netanyahu declaró: “Seguimos de cerca lo que sucede en Siria en lo relativo a sus depósitos de armas químicas. Pensamos que estas armas no deben ser utilizadas y no deben caer en poder de elementos terroristas”.

Desmentido de Damasco

El ex portavoz del Ministerio de Exteriores sirio, Jihad Makdisi, aseguró que las armas químicas nunca se utilizarían contra el pueblo. Poco valor tienen esas palabras, porque Makdisi huyó después de Damasco y está actualmente exiliado en un lugar secreto en Estados Unidos. El emisario de la ONU para Siria, el argelino Lakhdar Brahimi, hizo  un llamamiento desde Damasco para que se forme un gobierno de transición que ponga fin a 21 meses de sangrienta guerra civil que ha provocado más de 45.000 muertos y medio millón de exiliados. El emisario quiso de esta forma  darle vida  al plan adoptado hace seis meses en Ginebra por el llamado Grupo de Acción sobre Siria, una iniciativa política  que contó con el apoyo de EE UU y Rusia. Brahimi  no pudo aclarar si al-Asad tendría que  abandonar el poder tras la formación de  ese gobierno de transición. “Aceptaremos cualquier solución política que no incluya a la familia al-Asad ni a aquellos que han hecho daño al pueblo sirio”, manifestó  Walid al Buni, portavoz de la Coalición Nacional Siria, que agrupa a gran parte de la oposición y ha sido reconocida por Occidente y el mundo árabe. Por su parte, Rusia pidió a través de su ministro de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, que la comunidad internacional se esfuerce por sacar adelante el plan de Ginebra. De lo contrario, Siria degenerará en un “caos sangriento”. Lavrov se entrevistó ayer en Moscú con el viceministro sirio de Asuntos Exteriores, Fayal Mokdad. Así las cosas, el fiscal general de Alepo, Ahmed al Nuaimi, anunció  su deserción a través de un vídeo difundido  en Internet, y denunció a  “este régimen criminal”. El fiscal general transmitió su  “adhesión al Consejo de Justicia de la Siria Libre por las masacres feroces que ha cometido el régimen contra nuestro pueblo inocente”. Esta deserción se suma a la creciente lista de altos cargos del régimen sirio que han renunciado a sus funciones desde el inicio de la revuelta, en marzo de 2011.

Traslado de Mubarak

Por otra parte, en Egipto, la Fiscalía General ordenó  el traslado del ex dictador Hosni Mubarak de la cárcel cairota de Tora, donde cumple cadena perpetua, al Hospital de las Fuerzas Armadas de Maadi, en la capital egipcia, según informó la agencia de noticias estatal Mena. El fiscal general, Talaat Ibrahim, tomó esta decisión tras recibir un informe forense sobre el estado de salud de Mubarak, que se cayó recientemente en el baño del hospital de la prisión. El centro sanitario de Maadi deberá elaborar un informe detallado sobre las heridas que sufre el antiguo dictador  para que pueda volver después a Tora tras recibir tratamiento. El pasado 21 de diciembre, la televisión egipcia, que citaba al general Mohamed Ibrahim, asesor de Asuntos Penitenciarios del Ministerio del Interior, reveló que Mubarak tenía tres costillas rotas tras resbalarse en el baño. Dos días antes, el exjefe de Estado egipcio fue sometido a un TAC (tomografía axial computerizada) en la cabeza en el hospital de Maadi y tras la prueba regresó a la cárcel cairota de Tora.