El rey Mohamed VI da el visto bueno a la nueva fase de desarrollo económico del Sáhara

Ahmed Chabi-Rabat

El rey Mohamed VI (en la foto) ha recibido en el Palacio Real de Agadir al presidente del Consejo Económico y Social y del Medio Ambiente (CESE), Chakib Benmusa. El objetivo: estar informado sobre el nuevo modelo de desarrollo para el Sáhara occidental

El rey de Marruecos, Mohamed VI, recibió ayer en el Palacio Real de Agadir al presidente del  Consejo Económico y Social y del Medio Ambiente (CESE), Chakib Benmusa, quien expuso al soberano marroquí las línea maestras del nuevo modelo de desarrollo del territorio del Sáhara occidental. Según el Palacio Real, el CESE entregó un informe detallado sobre la estrategia económica y social que el Estado  tiene que llevar a cabo en la antigua colonia española, que está bajo administración de Marruecos desde hace más de 35 años. Marruecos se disputa este territorio con los independentistas del Frente Polisario, que cuentan con el apoyo político y logístico de Argelia. El Polisario defiende un referéndum de autodeterminación para el Sáhara occidental que incluya también la opción de la independencia, y la ONU, si bien no rechaza completamente esta fórmula, intenta promover un acuerdo político entre Rabat y el Polisario con vista a la solución del conflicto. Marruecos, por su parte, rechaza el referéndum, porque lo considera técnica y políticamente inviable, y propone una amplia autonomía para la población del Sáhara occidental pero  bajo la soberanía de Rabat. Estados Unidos y Francia apoyan abiertamente la propuesta autonomista y España, la antigua potencia colonial, aunque oficialmente se pronuncia a favor de una solución política negociada entre las partes enfrentadas y bajo los auspicios de la ONU, en la práctica, se ha acercado a la posición de Marruecos. Y lo ha hecho por motivos económicos, políticos y geoestratégicos. En este contexto tan complejo, la recepción en el Palacio Real de Agadir podría interpretarse en términos políticos y simbólicos como el visto bueno del jefe del Estado a una nueva fase de desarrollo económico y social para el Sáhara occidental. Según fuentes bien informadas consultadas por Correo Diplomático, esta estrategia desarrollista, que empezó hace años a través de numerosas inversiones y obras públicas en el Sáhara occidental, podría ser  la antesala para la puesta en marcha de un ambicioso estatuto de autonomía para el territorio saharaui.

Primera etapa

Según fuentes del Palacio Real, el plan presentado por el CESE al rey Mohamed VI, que es un firme defensor de la autonomía del Sáhara occidental, constituye la primera etapa dentro del proceso de elaboración del nuevo modelo de desarrollo económico y social  en la antigua colonia española. Es un modelo que se inscribe en el marco del proceso de regionalización que el soberano marroquí quiere llevar cabo en todo el país. Así lo manifestó por último vez el pasado 6 de noviembre con motivo del 37 aniversario de la Marcha Verde. Siguiendo las orientaciones del monarca, el CESE ha constituido una comisión multidisciplinaria que elaborará el nuevo modelo de desarrollo socioeconómico. En este sentido, Benmusa, que será nombrado embajador de Marruecos en París, explicó que el modelo en cuestión tiene como objetivo mejorar la vida material, social y cultural de la población del Sáhara occidental. La elaboración de dicho modelo finalizará en octubre de este año. La audiencia real se llevó a cabo en presencia del jefe del Gobierno, el islamista Abdelilah Benkirane, los consejeros reales Omar Azziman, Zulikha Nasri, Fuad Ali El Himma y Abdellatif Menuni y del ministro del Interior, Mohand Laenser. Por otra parte, el Parlamento europeo pidió el pasado mes de diciembre a Marruecos la liberación de “todos los presos políticos saharauis” y expresó su preocupación por “el deterioro de los derechos humanos”. Rabat no reconoce la naturaleza política de dichos presos, y ONG afimes al Frente Polisario, como ARSO, aseguran que hay 56  independentistas saharuis detenidos.