Las supermodelos árabes triunfan en el mundo de la moda

Clara García-Rabat

Las supermodelos árabes, como la marroquí Hind Sahli (en la foto), están triunfando en el mundo de la moda

Las supermodelos árabes están triunfando en el competitivo y agresivo mundo de la moda. Poco a poco, han conseguido hacerse un hueco en esta industria tan importante para países como España, Francia e Italia. Las mujeres árabes que trabajan en este sector están dando una imagen más positiva y moderna de sus respectivos países. Es el caso de la joven marroquí Hind Sahli. Lleva varios años trabajado en la pasarela y lo ha hecho para firmas tan importantes como Kenzo, Vera Wang y Marc Jacobs. Hind Sahli es una joven sin complejos, moderna y guapa, y está convencida de que “al mundo de la moda le gusta lo nuevo. Todo lo que sea nuevo es bueno”. Los diseñadores, modistos y creadores más vanguardistas creen que la diversidad cultural y social en el mundo árabe es un buen filón para la industria de la moda y se tiene que explotar. Hind Sahli opina que “a los diseñadores y fotógrafos les gusta que no seamos todas iguales y también que tengamos una cultura tan rica y diversa, porque los creadores se pueden inspirar de esta variedad”. Según cuenta la joven modelo marroquí, a pesar de que procede de una sociedad muy conservadora y donde el peso de la tradición es muy grandes todavía, no ha tenido problemas para integrarse en su trabajo. Todo lo contrario. Asegura que “sobre todo he recibido reacciones positivas. La mayor parte de la gente está convencida de que es importante tener una modelo marroquí. También he recibido mensajes de algunas chicas jóvenes en Facebook que me preguntan cómo lo conseguí y de qué manera empecé mi carrera”.  La directora de Fashion Forecasters WGSN, Lauretta Roberts, cree que trabajar con modelos árabes no es problema, aunque esas mujeres vengan de países que en algunos casos están muy cerrados a la modernidad. “Los diseñadores y las marcas tienen que acudir donde está el dinero, y en este momento gran parte del dinero están en los países árabes”, destaca Roberts. La modelo marroquí explica que en su carrera profesional solo se ha enfrentado a “un par de reacciones negativas, pero no me importa porque soy feliz haciendo lo que hago”.

Cambiar los estereotipos

El caso de Hind Sahli no es único. Otras jóvenes árabes se están abriendo camino en el mundo de la moda. Es el caso de la tunecina Hanaa ben Abdesslen, quien ha conseguido ser contratada como modelo por la compañía francesa de cosméticos Lancôme. Shaista Gohir, directora de Muslim Women´s Network UK (red de mujeres musulmanas de Reino Unido) y activista en defensa de los derechos de las mujeres,  piensa que en Occidente hay un estereotipo de las mujeres árabes musulmanas y que estas modelos ayudarán a que eso cambie. “Es una elección profesional definitivamente revolucionaria y atrevida, en particular porque en esa parte del mundo son muy tradicionales. Siempre se necesita esa primera persona que abra la brecha, rompa con los estereotipos e inspire a otras chicas”, señala Gohir. En la misma línea, considera que “los estereotipos vienen de los medios que muestran a las mujeres árabes con velo y sin voz, y solo tienes que mirar a la lista de las 100 mujeres árabes más poderosas que se publica cada año”. Algunas modelos árabes, como la propia Hind Sahli, proceden de familias muy tradicionales. La modelo marroquí indica que “mi mamá elige vestir el hiyab, es su elección. Mi papá, mi mamá y todos practicamos la religión islámica, rezando y todo eso”. Sahli nació en Rabat el 6 de noviembre de 1990. Es una chica de 22 años de pelo negro y bonitos ojos de color marrón y mide 1,78 m.