El padre de la joven india muerta tras ser violada exige la horca para los culpables

Ahmed Chabi-Rabat

La muerte de una joven estudiante de 23 años tras haber sido violada por seis individuos en Nueva Dehli ha despertado una ola de protestas en todo el país. En la foto, una persona enciende una vela en la calle en homenaje a la víctima

El padre de la joven estudiante  de 23 años que murió tras ser violada por seis hombres en un autobús en Nueva Dehli  exigió que los culpables sean ahorcados y defendió una legislación más dura contra los delitos sexuales. “Todo el país pide que estos monstruos sean ejecutados y yo apoyo al país”, manifestó el padre de la víctima  durante una rueda de prensa celebrada  en su localidad natal de Mandwara Kalan, en el estado de Uttar Pradesh, en el norte de India. La violación y muerte de esta joven ha conmocionado a la India, donde han estallado numerosas protestas contra las agresiones sexuales a las mujeres. El padre de la estudiante muerta señaló que para él sería una satisfacción que  la nueva ley que prepara el Gobierno indio para endurecer las agresiones sexuales llevara el nombre de su hija, a la que en este  país se conoce con el nombre de ‘Amanat’,  pero cuya identidad real sigue siendo un misterio. “Ella es la única que ha sido sacrificada”, dijo su padre. Según la ley vigente en la India, está prohibido revelar la identidad de una víctima de violación y la publicación del nombre o cualquier asunto que pueda dar una pista al respecto, salvo que la familia lo autorice, es considerado un delito y está perseguido por  el Código Penal. La joven que murió en Nueva Dehli  fue violada por seis hombres borrachos, incluido un menor de edad, en un autobús en el sur de la citada capital el pasado 16 de diciembre y falleció el pasado sábado en un hospital de Singapur, donde fue trasladada ante la gravedad de las heridas que presentaba. Esta muerte, además de las protestas,  ha generado un debate político que denuncia el creciente número de casos de violaciones en el país y la pasividad de las autoridades ante la difícil  situación que viven las mujeres indias.

Pena capital

Los seis presuntos agresores fueron detenidos y los cinco adultos fueron acusados formalmente ayer del delito de violación e intento de asesinato, mientras que el menor será juzgado por un tribunal especial. En la India, donde se produce una violación cada 20 minutos, el asesinato conlleva  la aplicación de la pena capital. La Policía  informó de  que los acusados  admitieron  haber torturado y violado a la estudiante “para darle una lección”. Según declararon a la Policía los presuntos violadores,  la joven forcejeó con sus agresores  y mordió a tres de ellos. Tras arrojarla fuera del autobús, el conductor intentó atropellarla pero el amigo de la víctima, quien también fue violado y torturado, consiguió impedirlo. La Justicia ha preparado un dossier con pruebas y cargos contra los acusados de unas 1.000 páginas, incluidos los testimonios del amigo de la víctima que sobrevivió al ataque y el de un hombre que aseguró que los detenidos le habían robado antes de cometer la agresión. De momento ningún abogado quiere defender a los seis presuntos culpables. Así las cosas, ayer un grupo de abogadas vestidas de negro protestaron a las puertas del tribunal para exigir que el sistema judicial sea más rápido y efectivo en los casos de violación. Las letradas corearon diversas consignas y expresaron du deseo de que “las leyes se modifiquen rigurosamente y que una persona sienta escalofríos por la espalda antes de plantearse si quiera tocar a una chica”.