Un Madrid ganador empieza el año con dudas

Choukri Douichi-Fez

El portero del Real Madrid, Iker Casillas, habla con Cristiano Ronaldo antes del partido del domingo con la Real Sociedad

Se esperaba que el parón navideño le sirviera al Madrid para despejarse del mal rollo en el que ha terminado el año pasado. Dos semanas sin partido oficial pueden ser lo suficientemente largas como para enfriar los nervios, recargar pilas, reflexionar con calma sobre los errores cometidos y volver a arrancar la máquina para seguir en la competición. Sin embargo, a juzgar por este primer partido del año  jugado contra la Real Sociedad, y pese a la tradición luchadora del club, la plantilla sigue jugando la Liga sin pretensión. Antes del pito inicial, la alineación ya informaba de lo desafiante y obstinado que Mourinho puede ser. El técnico no se conformó con la ausencia de tres jugadores importantísimos en la zaga blanca. Ramos y Pepe por acumulación de tarjetas, Coentrao por decisión disciplinaria tras su insubordinación en el entrenamiento. Haciendo caso omiso del apoyo masivo del que goza el internacional español en el entorno merengue, mostrándose una y otra vez en los periódicos afines al club y en el entrenamiento abierto de la semana pasada, el técnico prefirió por segunde vez consecutiva poner a Adán en el equipo titular. Y el reto del luso se convirtió en pesadilla en el minuto 5 del partido. Nada más marcar el primer tanto, el equipo de la capital sufrió la expulsión de su portero y la ecualización desde el punto de penalti.  Ya en el partido contra el Málaga, la séptima derrota de la temporada, con tres goles encajados, podría haber afectado al guardameta suplente de un modo que comprometiera su futuro como gran portero. Ahora la gestión de la plantilla por parte del técnico no solo desgasta a grandes jugadores ratificados sino que socava el desarrollo de ciertas promesas.

Ataque blanco

Este partido salvado gracias a la cualidad tremenda de los jugadores del ataque blanco, de Ozil Benzema y sobre todo de Cristiano Ronaldo, no puede disimular que el Madrid aún no han podido encontrar la armonía y la fluidez que le han caracterizado la temporada pasada. Demasiados son los focos de tensión dentro y alrededor del club. Los hay de todos los colores: guerra interna entre el técnico y los pesos pesados españoles de la plantilla, problema de liderazgo dentro del vestuario, multiplicidad de los clanes, falta de sintonía entre el primer y el secundo equipo, enemistad declarada entre el cuerpo técnico y la prensa… Para más inri, dos pilares del proyecto siguen sin aclarar sus futuros con el club. La punta de lanza del equipo, Ronaldo, parece añorar el atmósfera de sosiego de la que se aprovechaba en su época del Man United para hacer alarde de su mejor nivel, dando lugar a dudas sobre su renovación. Xabi Alonso, por su parte, anda con dilaciones para aceptar la oferta de la dirección.