Bahrein confirma largas penas de cárcel para 13 opositores

Ahmed Chabi-Rabat

El rey de Bahrein, Hamad Al Kahlifa (en la foto), ejerce una dura represión contra el movimiento opositor de origen chií

La Corte de Casación de Bahrein confirmó ayer lunes largas penas de cárcel para 13 dirigentes de la oposición condenados por su papel en el movimiento de contestación que irrumpió en 2011 contra  el régimen autoritario  del rey Hamad Al Kahlifa. Entre los condenados se encuentran siete opositores chiíes, como el militante pro-derechos humanos Abdel Hadi al-Khawaja, que fue sentenciado a cadena perpetua, y otros seis activistas que se vieron impuestas penas entre 5 y 15 años de encarcelamiento. Los 13 condenados, que se encuentran detenidos desde hace dos años, no podrán presentar una apelación a la sentencia. El pasado mes de diciembre, Amnistía Internacional (AI) exigió la liberación de estos opositores y pidió a las autoridades que “respeten y protejan los derechos del hombre” en Bahrein, que es el país más pequeño del Golfo Pérsico. Human Right Watch (HRW), Proyecto sobre Democracia en Oriente Próximo y otras ONG de derechos humanos también han condenado la represión que ejerce la monarquía autoritaria de Al Kahlifa contra la oposición. Los 13 opositores condenados se enfrentaron a un primer juicio en abril de 2011, un mes después de que el régimen aplastara  el movimiento de contestación llevado a cabo por grupos de chiíes en este pequeño reino del Golfo dirigido por una dinastía suní. Los 13 militantes fueron condenados en ese primer juicio a penas de cárcel entre dos años y la cadena perpetua por un tribunal de excepción que los acusó de complot contra el Estado. El 30 de abril de 2012, la Corte de Casación ordenó la celebración de un nuevo proceso al aceptar la apelación que presentaron los condenados. El pasado 4 de septiembre, la Corte de Apelación de Bahrein confirmó la cadena perpetua para varios opositores, entre los que se encuentran figuras como Hasan Mashaimaa, que dirige el movimiento chií Haq, Abdelwahab Husein, jefe del grupo islamista chií Wafa y un militante de Haq,  Abdeljalil al-Singace, que tiene sus dos piernas paralizadas.

Atentado abortado

Por otra parte, según informa Mohamed Mestiri desde la capital tunecina, el Ejército egipcio abortó en la madrugada del lunes  una tentativa de ataque con explosivos contra una iglesia cristiana en la ciudad de Rafah, en la península del Sinaí, durante la celebración de la Navidad copta, según informó una fuente oficial. Una patrulla militar detuvo a dos vehículos sin matricula en una zona detrás de la iglesia de Rafah, ubicada en la frontera con la Franja de Gaza, en el noroeste del Sinaí. Uno de los automóviles, en el que viajaban varias personas camufladas, pudo escapar, mientras que, al registrar el segundo vehículo, los integrantes de la patrulla encontraron cuatro paquetes de explosivos TNT, un detonador eléctrico, dos armas automáticas, municiones y un lanzagranadas. El 1 de enero de 2011, al menos 23 personas murieron por el estallido de un coche bomba frente a una  iglesia cristiana en la ciudad de Alejandría. Las autoridades egipcias lanzaron una amplia campaña de seguridad en el Sinaí contra grupos terroristas en agosto pasado, después de una serie de atentados cometidos contra las fuerzas de seguridad.