El régimen venezolano asegura que el 10 de enero será “un día normal”

Elvira García-Buenos Aires

El chavismo mantiene prietas la filas y maniobra para evitar que la ausencia de Hugo Chávez se convierta en un problema el 10 de enero, que es cuando el presidente tendría que asumir el cargo por un nuevo mandato de seis años. En la foto, partidarios de Chávez en las calles de Caracas

El régimen chavista está haciendo esfuerzos por intentar que el  10 de enero, fecha en que Hugo Chávez debería asumir el cargo de presidente por un nuevo mandato de seis años, sea un día más. Chávez, que se encuentra en La Habana tras haber sido operado por cuarta vez del cáncer que padece, se enfrenta a una situación física muy delicada, y es prácticamente imposible que el próximo jueves esté en Caracas para el acto de toma de posesión. De acuerdo con la última información oficial, Chávez tiene una insuficiencia respiratoria como consecuencia de una severa infección pulmonar. El chavismo, que se apoya en las Fuerzas Armadas y en los beligerantes grupos de defensa a la revolución bolivariana, hace todo lo posible por permanecer unido frente a la crisis institucional, política y económica que vive Venezuela, y la oposición se prepara para llevar la batalla a la calle y presiona al poder todo lo que puede. En este contexto tan sumamente delicado en que el vicepresidente del país y hombre de confianza de Chávez, Nicolás Maduro, asumió las riendas del poder hace un mes,  la procuradora general de Venezuela, Cilia Flores, afirmó ayer  que el 10 de enero  será un “día normal” para todos los venezolanos. “El día 10 amanecerá, transcurrirá un día, un día normal para todos los venezolanos y para todo el mundo, y finalizará y amanecerá el 11 con plena normalidad”, señaló Flores en una entrevista con el canal interestatal Telesur. Flores añadió que habrá “continuidad del Gobierno completamente, del Estado como un todo, de todos los poderes y principalmente del Poder Ejecutivo con todo su equipo, el presidente Chávez seguirá al frente, todos los ministros, el vicepresidente y todos los directores”. A su juicio, Chávez jurará el cargo “posteriormente, cuando así lo decida su equipo médico y esté en la disposición de hacerlo” ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Esa situación ha provocado una fuerte polémica entre el chavismo y oposición, que discrepan sobre qué debe ocurrir el 10 de enero. El Gobierno sostiene que Chávez tiene permiso constitucional para estar en el exterior y que la asunción del cargo es un “formalismo” que cumplirá cuando regrese. Para  el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, “el presidente Chávez es un presidente reelecto, no es un candidato electo, y allí hay una gran diferencia para poder entender e interpretar” la Constitución, ya que, en su opinión, se produce una continuidad del Gobierno. “No por eso se puede desconocer la voluntad del pueblo. La fecha importante y determinante en todo esto fue el 7 de octubre”, agregó  Cabello, quien denunció  un presunto paro convocado desde Miami, en Estados Unidos,  para el día 10 en Venezuela porque la oposición busca “aprovechar una oportunidad” para no reconocer las leyes del país. Para la oposición, “el pueblo tiene que prepararse para salir a la calle y manifestarse”, según dijo el diputado y coordinador de Primero Justicia, Julio Borges. Así las cosas, el TSJ de Venezuela ha empezado a maniobrar para que Chávez pueda reotmar el poder en el momento oportuno. En los próximos días, se espera que el TSJ emita su decisión sobre los recursos de interpretación presentados el pasado mes de diciembre a los artículos de la Carta Magna relacionados con los casos en que el presidente no pueda asistir a su toma de posesión y la manera de solucionar este tipo de problema

Víctor Jara

En otro orden de cosas, la justicia de Chile reclamará a Estados Unidos la entrega del asesino del cantautor chileno Víctor Jara, que murió en manos de sus verdugos pocos días después del sangriento golpe de Estado del general Augusto Pinochet del 11 de septiembre de 1973. Cuando faltan pocos meses para que se cumplan los 40 años de ese siniestro episodio histórico, la justicia chilena  quiere que el autor material del asesinato de Jara, que es un militar retirado que vive en Estados Unidos, sea extraditado a Chile. Otros siete oficiales retirados  han sido procesados por ese crimen, que se llevó a cabo en el Estado Nacional de Santiago de Chile. La investigación del juez Miguel Vázquez determinó que el cantante, uno de los símbolos del Gobierno de Unidad Popular de  Salvador Allende, murió el 16 de septiembre de 1973 a causa de “al menos, 44 impactos de bala”, según la autopsia. Las pesquisas judiciales indican que el hombre que apretó el gatillo fue el teniente Pedro Barrientos Núñez.

Pelea en Argentina

Por otra parte, en Argentina, ha estallado una agria polémica entre la presidenta del país, la peronista Cristina Fernández de Kirchner, y el actor Ricardo Darín. Todo empezó hace unos meses cuando un ciudadano se quejó a través de las redes sociales de que las restricciones a la compra de moneda extranjera decretadas por el Gobierno le impidieron adquirir los 10 dólares que pensaba regalar a sus nietos. En su cuenta de Twitter Cristina Fernández insultó a dicho ciudadano y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) inició una investigación a las cuentas de esa persona. Pero resulta que ese ciudadano es  Ricardo Darín, quien a sus 56 años se ha convertido en uno de los  actores argentinos de mayor prestigio en su país  y en otros lugares como en España.  Al protagonista de ‘El secreto de tus ojos’, premiada en 2009 con el Óscar a la mejor película extranjera, España le concedió la nacionalidad  por sus méritos profesionales pero también por su calidad humana. La presidenta argentina, que tiene fama de autoritaria y que no acepta que nadie la critique o le pregunte sobre el origen de su gran fortuna personal, se enojó porque  Darín señaló que a los Kirchner “se les debería caer la cara de vergüenza” por la sospechosa manera en que acrecentaron su riqueza. El patrimonio de la pareja Kirchner creció en un 2.000% desde que la familia está en el poder. Todo empezó cuando el difunto Néstor Kirchner asumió la presidencia, en 2003. El matrimonio fu absuelto por un juez amigo, Néstor Oyarbide, del cargo de enriquecimiento ilegal, pero las sospechas sobre el origen de su riqueza no se han desvanecido. En una entrevista al semanario Brando, Darín también denunció que en Argentina existe una “caza de brujas” contra los que opinan de forma diferente al poder de la Casa Rosada y pidió a la presidenta que “baje la adrenalina y llame a una reconciliación”. Su petición cayó en saco roto. La presidenta cargó las tintas contra el actor a través de su cuenta en Facebook, y le dijo que “usted mismo fue acusado y detenido por un juez en marzo de 1991, por el delito de contrabando de una camioneta que ingresó al país con una franquicia especial para discapacitados”. A Fernández se le olvidó decir que Darín fue absuelto de ese cargo. Fernández también se quejó de que los medios solo se interesan por su patrimonio en lugar de investigar a otros altos cargos del país.