La derecha ultraconservadora polaca pone en marcha una televisión

Piotr Kowalski-Varsovia

La derecha ultraconservadora polaca ha decidido poner en marcha una televisión a su servicio, Telewizja Republika. En la foto, el primero a la izquierda, el director general de dicho medio, Bronislaw Wildstein

La derecha ultraconservadora polaca ha decidido poner en marcha una televisión que defienda sus postulados ideológicos y sus objetivos políticos. Si nada se tuerce en el camino, este medio, que se llama Telewizja Republika, empezará a emitir el próximo 10 de abril con motivo del tercer aniversario del accidente del avión presidencial polaco en  Smolensk (Rusia), en el que murieron el jefe del Estado, Lech Kaczynski, y otras 95 personas. La derecha radical y nacionalista, agrupada mayoritariamente en torno al partido Ley y Justicia (PiS) del hermano gemelo del difunto presidente, Jaroslaw Kaczynski, sostiene que el accidente no fue provocado por un error técnico de la tripulación, como ha demostrado la investigación, sino por un atentado terrorista probablemente cometido por los servicios secretos rusos. La derecha radical acusa al Gobierno del liberal Donald Tusk de esconder la verdad sobre Smolensk a la población y de haber vendido los intereses de Polonia a Moscú. Esta teoría de la conspiración tiene  muchos adeptos en Polonia, que es un país muy dado al victimismo y a culpar a los extranjeros de sus propios problemas. Pero la mayoría de la población acepta la versión oficial sobre la tragedia aérea. Por todo ello, la derecha radical y nacionalista necesita de un medio audiovisual que le sirva de plataforma ideológica. Los fundadores  de esta nueva televisión son conocidos periodistas conservadores, como Bronislaw Wildstein y Piotr Barelkowski. El consejo de administración del futuro medio se ha dirigido a sus potenciales televidentes solicitando su ayuda mediante la adquisición de acciones cuyo valor se ha fijado en 500 zlotys por bono. “Por supuesto se pueden adquirir más que una. Los que no se pueden permitir la compra de acciones, nos pueden ayudar mediante el pago anticipado de suscripción mensual de tres meses”,  informó el consejo de administración en su página de Internet Niezalezni.pl. El director general de Telewizja Republika, Bronislaw Wildstein, aseguró  que hay mucho interés por adquirir acciones. “No va a ser un canal a medida de Polsat News ni TVN24”, que son dos medios liberales, sino  “más bien es un proyecto comparable con TV Trwam”, que es la televisión del cura integrista Tadeusz Rydzyk, dijo Wildstein. El directo general del medio explicó que “estamos formando la plantilla, ponemos en marcha la oficina de publicidad, porque el canal emitirá anuncios de publicidad, aunque no va a ser nuestra principal fuente de financiación”. “Vamos a ser radicales en nuestras opiniones porque consideramos que las televisiones actuales no cumplen bien con su función”, anunció  Wildstein.

Radio Maryja

En Polonia, ya existen medios muy potentes y situados en la extrema derecha, como Radio Maryja, una emisora católica integrista fundada en diciembre de 1991 en Torun por el sacerdote redentorista Tadeusz Rydzyk.  La emisora pertenece a un imperio mediático fundado por Rydzyk que comprende el periódico ultra Nasz Dziennik (Nuestro Diario), una cadena de televisión, la Escuela de Altos Estudios en Cultura y Medios, dos fundaciones, una librería, una Casa del Peregrino, apartamentos para estudiantes y unos 15.000 metros cuadrados de terreno en Torun. Radio Maryja es el buque insignia del emporio  del padre Rydzyk, que se caracteriza por  ideas políticas ultraderechistas y rabiosamente antiliberales, xenófobas y antisemitas. La emisora, que, según estudios de audiencia, tiene entre 2 y 4 millones de oyentes (entre el 5 y el 10% de la población), difunde, además de rezos, retransmisiones de misas y música religiosa, ideas alejadas del ordenamiento democrático polaco, y puede sintonizarse por satélite en Estados Unidos y Canadá.  Radio Maryja cuenta con el apoyo de una parte de la cúpula católica polaca, a pesar de que el Vaticano ha condenado la emisora por sus posicionamientos antisemitas.