Los ‘batas blancas’ recuperan la calle y prometen ‘dar guerra’ en enero

Diego Sañudo-Madrid

En Madrid, los trabajadores de la sanidad pública han vuelto a salir a la calle contra la privatización de algunos servicios del sector. En la foto, una manifestación de protesta

El primer lunes de enero  contó con la primera manifestación del año en defensa de la sanidad pública y la primera tras la aprobación del plan para privatizar seis hospitales públicos y 27 centros de salud. Aunque desde el Gobierno regional afirman estar dispuestos a dialogar y a escuchar propuestas de los trabajadores del sector de la sanidad, no hay acercamiento y el proceso continúa. Los ‘batas blancas’ o también conocidos como ‘marea blanca’, están decididos a no ceder y usar todos los escenarios posibles para mostrar su desacuerdo. Si el último giro de tuerca del año fue la aprobación de la Ley de Acompañamiento que habilita a la Comunidad de Madrid a entregar a empresas la gestión de hospitales y centros de salud, tras el parón navideño ha llegado la respuesta tras decidir volver a ocupar la calle con una marcha multitudinaria que provocó que el portavoz y consejero de Presidencia, Salvador Victoria, manifestara en las redes sociales que el Gobierno autonómico “está abierto a escuchar cualquier propuesta de ahorro de los profesionales sanitarios, siempre que sea realista y cuantificable”. Desde el Gobierno se afirma que la aprobación de esta ley y de los Presupuestos de 2013 no quita que no se pueda negociar con los profesionales de la sanidad. De hecho se producirá una reunión la próxima semana aunque aún no hay fecha. Los lemas que se declamaron durante la manifestación fueron variados. Miles de ciudadanos acudieron a la convocatoria de la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (Afem) y la Plataforma Asamblearia de Trabajadores y Usuarios por la Salud bajo el lema “ La lucha sigue. Sí se puede”. La portavoz de la Afem, Mónica García, informó durante la manifestación que varios directores de centros de salud y las agrupaciones van a continuar durante este mes las protestas contra las nuevas medidas. La marcha de los llamados ‘batas blancas’ comenzó en la Plaza de Neptuno y llegó a la Puerta del Sol, y se instaló frente a la sede de la Presidencia de la Comunidad Autónoma de Madrid, donde se guardó un minuto de silencio por la “muerte” de la sanidad pública; se leyó un comunicado y después se gritaron numerosas consignas como “todos los sanitarios tenemos un deseo: que para la privada no haya dinero”, “la sanidad no se vende se defiende” o “sanidad, te quiero en el mundo entero”. Los convocantes denunciaron que la entrega de esos hospitales y centros de salud a empresas generaría un aumento en el costo de los servicios sanitarios así como el despido de muchos de los trabajadores actualmente pertenecientes al sistema público. Las secciones sindicales de los trabajadores del sector han negociado con la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid las alternativas para evitar recortes en los servicios y personal, sin que hasta el momento hayan llegado a un acuerdo.

Los políticos en su mundo

Mientras una multitud salía a la calle para manifestar su repulsa a unas medidas que ponen en peligro el sistema sanitario en el que se asienta el país, los políticos han aprovechado el tema para enzarzarse entre ellos utilizando las redes sociales. El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha abierto el debate al expresar su apoyo desde Twitter a la manifestación que ha recorrido las calles del centro de Madrid. El tuit “Mi apoyo a la marea blanca que sigue luchando contra la privatización de la sanidad. Desde el PSOE también lo seguiremos haciendo RbCb”, ha sido objeto de críticas por parte de Salvador Victoria, quien ha afirmado, no sin razón: “Qué ocurre? Que lo que es bueno en Andalucía es malo en Madrid? Es una muestra más de que el PSOE está totalmente dividido”. Victoria ha ahondado más al afirmar en otro mensaje que “para privatizaciones cuéntaselo a su ‘amigo’ Griñan: en Andalucía 17 hospitales privados, concertados por la Sanidad pública”. Apoyando a su compañero de partido, el portavoz en la Asamblea, Iñigo Henríquez de Luna, ha dicho en otro mensaje de Twitter que “el socialismo español ha emprendido la senda de la confrontación y la radicalidad, en vez de la oposición sensata y leal”. Además, Henríquez de Luna ha asegurado que el objetivo de su partido con la privatización es “estimular la sana competencia en la gestión de los servicios públicos sanitarios, como ya hemos hecho en la Educación”.