Los periodistas chinos protestan contra la censura

E. Medvédev-Moscú

Los periodistas chinos salen a las calles de Cantón (en la foto) para protestar contra la censura

China es un país comunista donde la libertad de expresión y de prensa brilla por su ausencia y la censura es un arma del poder para mantener a la población desinformada y controlada ideológicamente. Pero las cosas están empezando a cambiar en el gigante asiático, y muchos periodistas han dicho basta a tanto control y manipulación. Según informan el diario español El País, cientos de personas se  concentraron este lunes pasado delante de las oficinas del semanario Nanfang Zhoumo, uno de los periódicos más liberales de China, en Cantón (capital de la provincia sureña de Guangdong), para protestar contra la censura. Según el rotativo madrileño,  los periodistas salieron a la calle en apoyo de los compañeros de profesión  de la publicación, que han llevado a cabo una inusual huelga en rechazo a las maniobras del jefe de propaganda provincial, Tuo Zhen. Los manifestantes portaban carteles con eslóganes como “La libertad de expresión no es un crimen” y “El pueblo chino quiere libertad”, informó Reuters. Otros rezaban: “Queremos libertad de prensa, constitucionalismo y democracia”. Todo empezó cuando dos periodistas acusaron a los censores de prohibir la publicación de un artículo, con ocasión del Año Nuevo, que pedía la realización del sueño “del constitucionalismo en China” y sustituirlo por otro de alabanza a los logros del Partido Comunista Chino (PCCh). El microblog oficial del Nanfang Zhoumo negó que la retirada del texto se hubiera debido a la censura, y aseguró que los rumores en Internet al respecto eran falsos.

Piden la dimisión

Los trabajadores del semanario publicaron una carta abierta en la que piden  la dimisión de Tuo Zhen, a quien señalan como el responsable de la censura. Durante el pasado fin de semana, salió publicada  otra carta, firmada por académicos en diferentes partes del país, que solicita también el cese inmediato de Tuo Zhen y más libertad de prensa. Como señala el diario El País, “en China, todos los medios de comunicación tienen que seguir las instrucciones de los departamentos de propaganda gubernamentales, que, a menudo, suprimen las noticias consideradas negativas para el mando único del PCCh”.  El viernes de la semana  pasado, un periódico liberal en Internet fue cerrado por haber hecho un llamamiento a los líderes para que garanticen los derechos constitucionales, entre ellos, las libertades de expresión y de reunión. En las últimas semanas han sido canceladas las cuentas en redes sociales de varios influyentes periodistas chinos. Estas  medidas  contrastan con  las promesas de gobernar con un estilo más abierto, realizadas por la nueva generación de líderes que llegó al poder en noviembre pasado, encabezados por el secretario general del PCCh y próximo presidente del país, Xi Jinping. El aparato de propaganda comunista salió en defensa del control oficial de la información y dejó claro que “no importa si esta gente está contenta o no, es de sentido común que, con la realidad social y política de China hoy, es imposible tener el tipo de medios de comunicación libres con los que sueñan”, señaló  el diario Tiempos Globales -ligado al Diario del Pueblo, órgano oficial del PCCh- en un editorial. Se dan las circunstancias de que Guangdong es la provincia más desarrollada y liberal del país -en gran parte, debido a su vecindad con Hong Kong-,  y fue cuna del proceso de apertura y reforma llevado a cabo en China en los últimos años. Una portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores manifestó  con relación  a la polémica en el periódico cantonés, que “en China no existe la llamada censura de noticias”. No piensa lo mismo Reporteros sin Fronteras (RSF), que coloca a  China  en el puesto 174 sobre un total de 179 países en lo que respecta a libertad de prensa en 2011-2012.