El Dalai Lama afirma que “el individualismo es consecuencia de la ignorancia”

Evgueni Medvédev-Moscú

El Dalai Lama (en la foto) condena el individualismo, porque es fruto de “la ignorancia” y apuesta por la cooperación entre los seres humanos


El Dalai Lama, líder espiritual de los tibetanos, en una entrevista concedida a la agencia de noticias rusa RIA Novosti, defiende el altruismo y la solidaridad entre los seres humanos y critica “el individualismo”, porque “es consecuencia de la ignorancia, la miopía y la estrechez mental”. El Dalai Lama lamenta que “demos tanta importancia a los intereses individuales” y se decanta a favor de “un acercamiento global” de la humanidad. Cree que “olvidamos que el individuo hace parte de la sociedad y de la humanidad toda entera”. “Que seamos creyentes o no, e incluso ateos, tenemos que ser realistas. El porvenir y la felicidad de cada uno de nosotros depende del estado del resto de la sociedad”, piensa el líder budista. El Dalai Lama considera que la alternativa a la solidaridad y la cooperación entre los seres humanos no puede ser “el consumismo, porque proviene de una toma de conciencia poco profunda de la realidad”. Además, señala el líder espiritual tibetano, “es un error contar con demasiadas cosas materiales”. En su opinión, “lo que procura alegría, felicidad y bienestar a corto y largo término es algo positivo”, pero no tiene que estar relacionado siempre con la riqueza material. Aunque el Dalai Lama es profundamente creyente, rechaza el sectarismo y la prepotencia religiosa y respeta que más de 1.000 millones de habitantes del planeta no crean en Dios. Para él, “estas personas también aspiran a una vida feliz y tienen derecho a esa felicidad”. En la misma línea, critica a los falsos creyentes, a los hipócritas y los farsantes que utilizan a Dios y a la religión para su propia tranquilidad personal, para hacer como los demás o para defender privilegios y poder. “Declaro que entre los 6.000 millones de creyentes con los que cuenta la humanidad, la mayoría no son verdaderos creyentes. Demasiadas malas acciones se llevan a cabo en nombre de la religión. Para esta gente, la religión es un rito, una ceremonia, una parte de la cultura”, dice el Dalai Lama. “Suelo decir que los que no consiguen adherirse a una religión de manera sería y sincera, corren el riesgo de convertirse en una escuela de hipocresía”, destaca el líder tibetano en la entrevista. El Dalai Lama defiende el “amor” hacia los demás, para “no caer en el odio y la cólera”, y también está a favor de la “compasión”, que tiene que ser fruto de “reflexiones lógicas”. Estos sentimientos positivos, junto con la “bondad”, conducen a la “felicidad”, piensa el pensador budista.