El Supremo venezolano avala la continuidad del Gobierno sin Chávez

Elvira García-Buenos Aires

El régimen chavista se ha salido con la suya al conseguir que el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ) avale la continuidad del Gobierno sin Chávez. En la foto, la reunión de la cúpula del TSJ donde se ha tomado esta decisión


El régimen chavista se ha salido con la suya. Ha sabido resistir a las presiones de la oposición y ha conseguido que El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ) diera ayer miércoles el paso que faltaba para celebrar el 10 de enero la apoteosis de un ausente, el presidente Hugo Chávez, que hoy no podrá tomar posesión de su cargo en Caracas, porque se encuentra desde hace un mes en La Habana donde fue sometido a una cuarta operación contra el cáncer que padece. El fallo al que llegaron los magistrados de la Sala Constitucional, leído por la presidenta del alto tribunal, Luisa Estella Morales, respaldó abiertamente la tesis del Gobierno de “continuidad administrativa” ante la ya oficial ausencia de Chávez. Según el TSJ, la cuarta toma de posesión como presidente, Chávez la podrá celebrar en cualquier otro momento. La oposición planteó todo lo contrario y exigió al TSJ que tomara una decisión adecuada para superar el relativo vacío institucional y desorden político que vive el país. La decisión de postergar el juramento de Chávez hasta que el propio mandatario “dé constancia del cese de los motivos sobrevenidos” que forzaron su ausencia es una clara victoria política del chavismo, y concretamente del Gobierno liderado por el vicepresidente, Nicolás Maduro. El Ejecutivo seguirá trabajando “en cumplimiento cabal de sus funciones”, señaló al alto tribunal. La decisión del TSJ no sorprendió a muchos observadores políticos, que no se esperaban algo distinto, sobre todo después de que el vicepresidente Nicolás Maduro y el Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello -ambos, hombres fuertes y pretendientes al liderazgo vacante del chavismo- defendieran una interpretación de la Constitución que asegura el continuismo del actual Gabinete. La propia Luisa Estella Morales había adelantado su criterio el pasado 20 de diciembre, cuando dijo: “Aquí hay un hecho muy importante, que es la continuidad por la reelección del presidente”. Alentado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), la formación de Chávez, el TSJ no consideró necesario convocar a una junta médica que certifique el verdadero estado de salud de Chávez, como solicitó la oposición, porque consideró que el Gobierno ha venido informando al respecto de manera transparente.

Intensa actividad política

El chavismo desplegó una intensa actividad política para ganar esta batalla. Tenía a su favor un Parlamento dominado ampliamente por el oficialismo, los medios de comunicación públicos y las Fuerzas Armadas y otras instituciones domesticadas, como el aparato judicial. Solo surgió una voz disidente, la de la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, quien suscribió la tesis de que se debía declarar la falta temporal del presidente electo. La intervención de la magistrada Morales fue televisada en directo y en la cadena nacional. Ocurrió un hecho parecido el 20 de mayo de 1992, cuando una ponencia de la entonces Corte Suprema de Justicia dio lugar a una investigación contra el presidente Carlos Andrés Pérez por acusaciones de malversación. Esta investigación obligó a Pérez a dimitir. El régimen chavista ha convocado para hoy jueves un acto de masas en Caracas en el que estarán presentes los principales responsables políticos y altos dignatarios del país. La oposición al chavismo ha hecho un llamamiento al boicot de ese acto y de cualquier otro tipo de celebración.

Apoyo al jefe del Estado

Por otra parte, varios mandatarios latinoamericanos planean visitar en breve a Hugo Chávez en La Habana. El presidente de Perú, Ollanta Humala, pidió el miércoles permiso al Congreso para viajar a Cuba a partir de hoy jueves y hasta el viernes. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, tiene previsto trasladarse el viernes a la capital cubana, en una primera escala de una gira por Emiratos Arabes Unidos, Indonesia y Vietnam, según el secretario general de la Presidencia, Óscar Parrilli. Al mismo tiempo, fuentes oficiales uruguayas adelantaron la posibilidad de que el presidente José Mujica se traslade a La Habana desde Caracas, donde llegó ayer miércoles. Humala no estará este jueves en Caracas, donde algunos mandatarios -como el boliviano Evo Morales, el nicaragüense Daniel Ortega y Mujica, además de cancilleres de varios países de la región-, participarán en actos en apoyo a Hugo Chávez y al Gobierno venezolano. Entre los ministros de Asuntos Exteriores que estarán en Caracas figuran el de Argentina, Héctor Timerman, y el de Ecuador, Ricardo Patiño. El vicepresidente del Consejo de Ministros cubano, Miguel Díaz Canel, ya se encuentra en la capital venezolana, donde también estaba prevista la llegada del ex presidente de Paraguay Fernando Lugo.