Nace el Partido del Futuro, una formación que rechaza la casta política y pide más democracia

Diego Sañudo-Madrid

En España, ha nacido una nueva formación política, el Partido del Futuro. Su objetivo es la limpieza de la casta política y la plena democracia

En menos de 24 horas una iniciativa de partido político, el denominado Partido del Futuro o Partido X, que propone la participación de la ciudadanía como pieza clave y una limpieza de la casta política, ha dado la vuelta a España y ha encontrado una buena cantidad de adeptos y, como era de esperar, detractores. Tiene una presentación atractiva, pensada especialmente para los jóvenes y con un interés de acercarse al ciudadano equiparándose a él, y un mensaje claro y atractivo para una sociedad descontenta que está teniendo gancho. En menos de 24 horas su vídeo enviado “desde el futuro” ya se ha reproducido más de 100.000 veces en su canal de Youtube y tienen más de 13.000 seguidores en Twitter. Hace una semana ya advirtieron que iban a reiniciar el sistema, mensaje que no logró acaparar la atención de los medios pero que sentaba las bases de la propuesta que iban a poner sobre la mesa: “Bienvenidos al año 2013, el año en el que vamos a reiniciar el sistema”, son las primeras palabras que pronuncian. Su tesis es que “si los políticos son el problema nosotros seremos el gran problema de los políticos” y con el objetivo de “ganar todo”, en su presentación oficial, han propuesto un programa que habrá hecho temblar a unos cuantos políticos, por no decir a casi todos ya que promueve “recortar intermediarios” y hacer “efectiva” la democracia”. Su lema es “para salir del pozo hay que dejar de cavar”, y el plan, “entramos en el Parlamento pero no uno o dos, sino muchos, y los despedimos a todos”. Su propuesta de acabar con la casta política y sustituirla por empleados públicos que “ni pinchan ni cortan” con la función de “recopilar y ejecutar de la forma más eficaz posible las prioridades expresadas por la población”. No se pierden en grandes palabras, su programa lo resumen en “democracia y punto” y tienen ganchos importantes que a buen seguro le harán ganar en popularidad como acabar con la clase política y que sean sustituidos por empleados al servicio del bien común o impedir que el ciudadano pague la crisis sino que lo hagan “los especuladores que la han causado”. Proponen “legislaciones elaboradas a la vista de todos y con las aportaciones de los que saben de cada tema”, perseguir la más absoluta transparencia y que “cualquier persona puede mostrar su opinión o votar directamente las leyes que le afecten o proponerlas”, y citan como ejemplos de este tipo de Gobierno a Porto Alegre (Brasil), que adoptó el sistema en 2003, o Islandia desde 2011. Lo que es conocido en la jerga internauta como ‘wikigobierno’. El toque de gracia para atraer a esa fuerte base por medio del descontento social es el toque personal que otorga el que la actriz supuestamente abandone el guión y hable de su caso personal; es una maestra en paro, y afirma que como ella, “somos muchas las personas en paro dispuestas a mandar al paro a muchos políticos que no sabemos muy bien todavía no lo están”. Sin duda el mensaje continuará viralizándose y acaparará una atención creciente y es que el fenómeno es curioso, el Partido del Futuro no ha mostrado posicionarse ni con la izquierda ni con el centro o la derecha, tan solo ciudadano.

No es el 15-M pero se le parece

Su afirmación es tan tajante que uno se lo reconsidera: “No es el partido del 15-M”, aseguran, pero se deshacen en elogios hacia el movimiento con el que sin duda comparten una mentalidad similar. Para ellos el 15-M tiene “razones”, “aptitud”, “tiene las propuestas para cambiar de rumbo a la sociedad” pero “topa siempre con un techo de cristal, el del poder que decide atendiendo a intereses que no son los comunes”. Los portavoces del Partido del Futuro aseguran que “el 15-M no quiere ser un partido ni quiere ni puede ser representado porque es muchas cosas diferentes. Es más grande y más variado que cualquier partido, es un inmenso movimiento de cambio”. Explican que mientras el 15-M “hace su trabajo” se “necesitaba” a alguien en el espacio electoral “en el que están atrincherados” los políticos y ahí “es donde entramos”. El partido del futuro es “simplemente un método del futuro aplicado al presente para resetear el espacio electoral, una operación de desalojo del hemiciclo”, aseguran, para acabar concretando en su presentación que “la mejor manera de predecir el futuro es crearlo” y que “el cambio es inevitable”.