Un periodista de Burundi corresponsal de RFI es condenado a tres años de cárcel

Dunia Benjadra-Rabat

El periodista Hasán Ruvakuki (en la foto), corresponsal en Burundi de la emisora Radio France Internationale (RFI) en lengua swahili, ha sido condenado a tres años de prisión por un tribunal de ese país

Un periodista de Burundi, Hasán Ruvakuki, corresponsal en ese país de la emisora Radio France Internationale (RFI) en lengua  swahili y redactor de Radio Bonesha FM, fue condenado a cadena perpetua por “terrorismo” el 20 de junio de 2012. Seis meses después, el pasado 8 de enero, el periodista, después de la apelación presentada contra la primera sentencia, fue condenado a tres años de encarcelamiento. Ruvakuki fue detenido por  varios agentes de la Policía y de los servicios secretos el 28 de noviembre de 2011 al regresar de Tanzania, donde había estado haciendo un reportaje sobre las actividades de un  nuevo grupo de  rebeldes originario de Burundi. Fue su actividad profesional lo que le valió la acusación de “terrorismo”. Después, los magistrados del tribunal de apelación de Gitega ( en el centro de Burundi) recapacitaron y decidieron convertir  la cadena perpetua por “actos de terrorismo” dictada por el tribunal de gran instancia de Cankuzo  (en el este del país) en tres años de reclusión. El tribunal consideró que el periodista es  “culpable de participación en una asociación formada con el objetivo de atentar contra personas y bienes”. Sin embargo, como señala la sentencia,  el tribunal “recalifica los cargos imputados a Ruvakuki Hassan” y otros 13 acusados más, y les “condena a tres años de prisión incondicional”. Así lo dijo al finalizar la vista Fulgence Ruberintwari, presidente del tribunal de apelación de Gitega.

Críticas a la condena

La condena fue criticada por diversos colectivos y personalidades.  El presidente de la Unión Burundesa de Periodistas, Alexandre Niyungeko, se preguntó:  “¿Cómo se puede atentar contra nadie con un micrófono?”. Niyungeko señaló  que el tribunal cedió a las presiones de los aparatos de seguridad del Gobierno. “Es como si se hubiera declarado una guerra contra los periodistas –dice Niyungeko-. Pero nosotros no vamos a bajar la guardia. Vamos a seguir luchando por la libertad de prensa y para que en este país se pueda ejercer el periodismo”, declaró el presidente de la citada asociación. Según el abogado del periodista condenado, Fabien Segatwa, “tres años es demasiado para un inocente, pero es mejor que la perpetua”. El letrado recordó  que Ruvakuki ya ha cumplido una cuarta parte de la pena, por lo que puede solicitar la libertad condicional. El periódico digital Slateafrique.com calificó de “juicio de la vergüenza” la condena. Desde que empezó el proceso, la Federación Internacional de Periodistas (FIJ) defendió “el valor” de Ruvakuki, que “honra a la profesión y reconforta a sus colegas”. El periodista espera ahora que llegue la libertad condicional.