La justicia egipcia ordena repetir el juicio contra Mubarak

Mohamed Mestiri-Túnez

La Justicia egipcia ordena repetir el juicio contra el ex dictador Hosni Mubarak (en la foto), que fue condenado a cadena perpetua por su responsabilidad en la muerte de unos 850 manifestantes durante las revueltas que acabaron con su régimen

La Corte de Casación de Egipto aceptó ayer la apelación que presentó el ex dictador del país, Hosni Mubarak, y ordenó la repetición del juicio en el que fue condenado a cadena perpetua por la sangrienta represión contra las manifestaciones que acabaron con el régimen autoritario en febrero de 2011. Unos 850 manifestantes murieron a causa de la represión de las protestas callejeras desatada por las fuerzas de seguridad. Habib al-Adly, el ministro del Interior de Mubarak, también fue condenado a cadena perpetua. La defensa de Mubarak sostiene que la sentencia contra él el 2 de junio de 2012 no se apoyó en pruebas suficientes. Sin embargo, los hijos del dictador, Alaa y Gamal, y otros seis altos cargos del Ministerio del Interior fueron absueltos, lo que fue criticado por la oposición al antiguo régimen. Ahora, todos aquellos ex condenados y  procesados tendrán que comparecer de  nuevo ante los jueces, lo que en un país como Egipto que vive una tensa situación política y social no será un elemento apaciguador. El presidente islamista, Mohamed Mursi, durante su campaña electoral, prometió que se repetirían los juicios contra los represores de la dictadura de Mubarak. De momento, nadie sabe exactamente cómo evolucionarán estos nuevos procesos judiciales. Mursi no ejerce un control sobre los magistrados, como ocurría en tiempos de Mubarak, y el Ministerio del Interior, a pesar de los cambios políticos, está trufado de hombres que participaron activamente en la represión llevada a cabo por el régimen anterior. No colaboran con los fiscales en las investigaciones e incluso han llegado a destruir pruebas. Según algunos analistas, Mubarak, que tiene una salud muy delicada, tiene la esperanza de  que en un nuevo proceso los jueces puedan ser más benévolos con él. Parece bastante improbable, porque una parte importante de la población egipcia no aceptaría sin rechistar una sentencia que fuera más favorable a los intereses del antiguo dictador. Sin embargo, cabe tener en cuenta que los partidarios de Mubarak son muchos y están enquistados en la aparatos del Estado. Además, según uno de los abogados del ex dictador, Mohamed Abdel Razek, en un nuevo proceso los jueces tendrían en cuenta el delicado estado de salud y la avanzada edad  -84 años- de Mubarak.

Informe a Mursi

A principios de la semana pasada, un comité de investigación sobre la revuelta egipcia entregó al presidente Mohamed Mursi un informe que es el resultado de seis intensos meses de trabajo. Este comisión de trabajo fue una de las primeras decisiones que tomó el actual jefe del Estado. La Fiscalía estudia con esas nuevas pruebas que aporta la comisión de investigación si algunos juicios tendrán que repertirse. El antiguo rais de Egipto tuvo que ser trasladado el pasado mes de diciembre a un hospital militar después de romperse tres costillas al caer en la bañera, en la prisión de Tora, situada en la periferia de El Cairo, donde estaba ingresado. La defensa de Mubarak jugará la baza de su estado de salud si comparece de nuevo ante los jueces, aunque a pesar del veredicto de la Corte de Casación tanto el ex dictador como su hombre de mano en el Ministerio del Interior permanecerán en la cárcel.