Las mujeres marroquíes emigran a España para encontrar trabajo

D. Benjadra-Rabat

Las mujeres marroquíes, como las que salen en la foto, emigran a España para encontrar trabajo en tiempos de crisis y alto desempleo. Son mujeres independientes que quieren labrarse un futuro en España

Hace pocos años, los hombres marroquíes emigraban masivamente a España para encontrar un puesto de trabajo y poder mantener a su familia, que en muchos casos se había quedado en Marruecos. Muchas de las mujeres marroquíes que vivían en España eran amas de casa. Los tiempos están cambiando y muy rápidamente. La crisis económica que sufren España y muchos otros países europeos, obliga a los inmigrantes de Marruecos, pero también de otros lugares, a adaptarse a la nueva realidad. Ahora, muchas mujeres marroquíes emigran solas a España con el objetivo de encontrar un empleo en estos tiempos tan difíciles y poder mantener a la familia que se ha quedado en el país de origen. Un estudio llevado a cabo por Fedwa Bouazzaoui, una estudiante marroquí de la Universidad de Cartagena, en el sureste español, sobre la inmigración de Marruecos a España revela la evolución de ese fenómeno socioeconómico en los últimos años. El estudio pone de manifiesto que la primera generación de mujeres inmigrantes marroquíes llegó a suelo español a través de los mecanismos de la reagrupación familiar. Eran mujeres que se reunían con sus esposos que ya llevaban un tiempo trabajando en España. Muchas de ellas se quedaban en casa y no buscaban trabajo. La situación ha cambiado radicalmente. La nueva ola de migración femenina, como señala el citado estudio, viene a España a buscar empleo. Generalmente, son mujeres independientes que se lanzan a la aventura de encontrar un puesto de trabajo en un país asolado por el paro y la crisis, no quieren depender económicamente de nadie y están dispuestas a abrirse camino cueste lo que cueste. “Antes, las mujeres que llegaban en el marco de la reagrupación familiar reproducían las mismas formas de vida que en Marruecos, las que vienen solas intentan competir en el mercado de trabajo”, señala la autora del estudio. Un informe llevado a cabo en 2011 por el sociólogo y periodista Mohamed Boundi y el filósofo Hasán Arabi, revela que 58% de las inmigrantes marroquíes han renunciado al matrimonio para poder irse a trabajar a España. Las mujeres marroquíes emigrantes se enfrentan a la realidad del mercado laboral español. De la misma forma que las inmigrantes de los antiguos países de la Europa comunista suelen trabajar en la hostelería  y las latinoamericanas en el servicio doméstico, las marroquíes encuentran trabajo en la agricultura, aunque muchas de ellas tengan un nivel educativo y de  formación profesional medio e incluso medio alto. Antes de la crisis, en el año 2007, el 77% de las marroquíes desempeñaban en España trabajos poco o nada cualificados.

Creación de empresas

Por otra parte, el proyecto ‘Face Maroc’ cofinanciado por la Unión Europea (UE), cuyo objetivo es la creación de empresas en Marruecos por parte de antiguos inmigrantes en Europa, está siendo un éxito, según sus responsables. Se inició hace cuatro años y ya se han creado 236 empresas en suelo marroquí. Los antiguos inmigrantes marroquíes en Italia encabezan la lista al representar el 28% del total de empresas creadas en el país de origen. Les siguen Francia (25%), Países Bajos (16%), España (15%), Alemania (7%), Bélgica (4%), Reino Unido (3%)n y otros países (2%).  La totalidad de las empresas creadas en Marruecos son pequeñas y medianas. La inversión total es de 85,12 millones de dirhams (unos 8, 2 millones de euros), y estas empresas han creado 844 puestos de trabajo directos. Los promotores de ‘Face Maroc’ destacan que los sectores de actividad más dinámicos en este proceso son la construcción (16%), la restauración y la hostelería (15%), la distribución (12%), la logística y los transportes (11%) y la industria (3%).