Los servicios secretos marroquíes se encuentran en estado de alerta por la guerra de Mali

Ahmed Chabi-Rabat

Los servicios secretos marroquíes están en estado de alerta por la guerra de Mali. En la foto, un desfile militar en Marruecos. Los militares esperan la orden de su jefe supremo, el rey Mohamed VI, para intervenir en Mali

Los servicios secretos marroquíes se encentran  en estado de alerta ante el empeoramiento de la situación en Mali, donde efectivos militares franceses se enfrentan por aire y por tierra a grupos terroristas yihadistas desde hace varios días. Francia, que no está recibiendo un gran apoyo de sus principales socios occidentales, ha ejercido presiones sobre Marruecos para que este país intervenga en el conflicto maliense. El propio presidente francés, François Hollande, mantuvo una conversación telefónica con el rey de Marruecos, Mohamed VI, y le pidió ayudar militar para hacer frente al yihadismo en Mali. Las Fuerzas Armadas Reales de Marruecos (FAR) esperan la autorización del soberano, que es el jefe supremo de esta institución, para intervenir en Mali. Mientras, una carta atribuida a un  ex soldado marroquí que se unió a las milicias islamistas de Ansar Dine, un grupo que mantiene estrechas relaciones con el régimen argelino, ha hecho cundir la preocupación en el seno de los servicios de inteligencia marroquíes. Los espías marroquíes siguen con mucha atención lo que pasa en Mali, porque  temen que el recrudecimiento del conflicto maliense acabe por salpicar a países de la región como Mauritania, Argelia, Senegal, Níger, Chad, Sudán o Eritrea y un poco más al norte a un Estado clave en el Magreb como es el Reino de Marruecos. Un grupo como Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) está en el punto de mira de los servicios secretos marroquíes. Por ello, Rabat ha elaborado un plan para reforzar la seguridad de sus representaciones diplomáticas y otras entidades y la protección de los ciudadanos marroquíes en los países amenazados por el yihadismo. En Marruecos, también se ha incrementado la vigilancia de las fuerzas de seguridad en lugares estratégicos de las grandes ciudades.

Rechazar las órdenes

El ex soldado marroquí que se enroló en las milicias de Ansar Dine pide en su carta, que ha sido publicada en una web cercana a la red  Al Qaeda,  que  los militares de su país de origen que sean enviados a Mali para combatir a los terroristas, desobedezcan las órdenes de sus superiores. Según el diario Al Massae, los servicios de inteligencia desconocen de momento la identidad del autor de la misiva. A finales del pasado mes de noviembre, el Ministerio del Interior anunció en un comunicado el desmantelamiento de una célula de reclutamiento de voluntarios terroristas destinados a AQMI y al Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África Occidental (MUYAO). Ese grupo de reclutamiento, según la investigación policial llevada a cabo, envió una veintena de combatientes a zonas de conflicto. El 25 de diciembre del año pasado el ministro del Interior, Mohamed Laenser, anunció la desarticulación de otra célula de las mismas características al servicio de AQMI.