Al Qaeda recluta a más de 40 marroquíes

Ahmed Chabi-Rabat

Al Qaeda ha reclutado a más de 40 marroquíes para ir a combatir a países en conflicto como Mali y Siria. En la foto, un grupo de terroristas yihadistas preparados para el combate

La organización terrorista Al Qaeda ha reclutado desde el pasado mes de abril a más de 40 marroquíes, la mitad de ellos para ir a combatir a Mali con los grupos yihadistas que controlan buena parte del territorio de este país subsahariano y ahora se enfrentan a los Ejércitos francés y maliense. Según el Ministerio del Interior marroquí, una nueva célula terrorista, la cuarta en poco tiempo, fue desarticulada por los servicios de seguridad recientemente. El grupo se dedicaba a reclutar a islamistas radicales para ir a combatir a zonas en conflicto. El pasado 5 de noviembre, el ministro del Interior, Mohand Laenser, comunicó que la Policía había desarticulado un grupo terrorista muy peligroso denominado ‘Ansar Achariaâ en el Magreb Islámico’, compuesto por ocho activistas y directamente relacionado con Al Qaeda. Después, el 24 de noviembre, el 25 de diciembre y ahora el 19 de enero, los servicios de seguridad desmantelaron a otras tres células terroristas. Una de ella dedicaba gran parte de su actividad a reclutar yihadistas para mandarlos a Mali o Siria. En Siria, tres yihadistas de origen marroquí pero con nacionalidad española y residentes en Ceuta murieron en unos atentados suicidas que llevaron a cabo. Según informaciones periodísticas, otros yihadistas marroquíes han muerto en Siria luchando contra el dictador Bashar al-Asad. La proliferación de estas redes terroristas compuestas por marroquíes dispuestos a matar y morir por Al Qaeda preocupa hondamente a los servicios policiales y de inteligencia de Marruecos, que han redoblado su actividad de control y vigilancia de presuntos terroristas.

Campos de entrenamiento

Los responsables marroquíes de la lucha antiterrorista aseguran que los más de 40 ciudadanos del Reino de Marruecos reclutados por Al Qaeda han pasado, antes de ir a combatir a zonas conflictivas, por campos de entrenamiento. Marruecos calcula que más de la mitad de estos  combatientes salafistas se han traslado a Mali. Rabat, como Argel, se encuentra en una situación delicada en el conflicto maliense, porque ha autorizado a los aviones militares franceses que se dirigen a Mali a sobrevolar el territorio nacional marroquí. Para los grupos terroristas, esta decisión es interpretada como una declaración de guerra al yihadismo por parte de Marruecos.