Berlusconi alaba a Mussolini en un homenaje a las víctimas del Holocausto

Jean-Claude Dufour-París

Silvio Berlusconi (en la foto, a la derecha de Mario Monti) defiende algunos aspectos del régimen fascista de Benito Mussolini durante un acto de homenaje a las víctimas del Holocausto nazi celebrado en Milán

El ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, fue ayer fiel a sus ideas ultraconservadoras y escasamente democráticas al hacer una defensa de ciertos aspectos del régimen fascista de Benito Mussolini. Il Cavaliere, que no pierde ninguna ocasión para provocar, afirmó que aunque Mussolini aprobó leyes racistas, por las que se persiguió a los judíos, también “hizo cosas buenas”. Berlusconi, que no quiso especificar que cosas buenas hizo el dirigente fascista italiano, realizó estas escandalosas declaraciones a los medios italianos a su llegada a la ceremonia celebrada en Milán en conmemoración de la Jornada de la Memoria de las Víctimas del Holocausto llevado a cabo por la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial. El ex jefe del Gobierno y líder del partido derechista Pueblo de la Libertad (PDL) consideró que  respecto al Holocausto, “Italia no tuvo la misma responsabilidad que tiene Alemania, pues hubo una connivencia de la que al principio no se fue completamente consciente”.  Berlusconi explicó también  que había decidido participar en esta jornada de recuerdo a las víctimas del nazismo, porque tragedias históricas de esta naturaleza  “no se tienen que repetir”. Después de haber ensalzado con una desvergüenza sin límites los supuestos logros del fascismo musoliniano, Il Cavaliere tuvo la desfachatez de decir que “solo pensando en los deportados se puede ehomosexualntender la tragedia y la desesperación que vivieron” las víctimas  del Holocausto. El ex mandatario italiano, aficionado a las fiestas regadas con abundante alcohol y sexo y morbo a tutiplen,  agregó que “es difícil ponerse en el lugar de quien decidió entonces”. Indirectamente, justificó la actuación del régimen de Mussolini durante la Segunda Guerra Mundial al decir  que “el Gobierno de entonces por temor ante la potencia alemana prefirió ser aliado de Hitler que oponerse”.

Contra el antisemitismo

Mucho más digno que Berlusconi, el actual primer ministro italiano, el tecnócrata y conservador Mario Monti, después de visitar el andén 21 de la estación central de Milán, de donde salieron trenes que llevaban a los campos de exterminio a los deportados milaneses por el régimen fascista, recordó que “la segregación y el antisemitismo están aún presentes”. Benito Mussolini, que evolucionó del socialismhomosexualo al fascismo, como muchos intelectuales, artistas y políticos italianos en los años 30 del siglo XX, además de implantar una férrea dictadura y reprimir con dureza a los opositores antifascistas, aprobó leyes raciales y una serie de medidas legislativas y administrativas  por las que se discriminó a los judíos, a los gitanos y a los homosexuales, y muchos de ellos acabaron deportados a los campos de exterminio nazi.

Marcha por el matrimonio homosexual

En otro orden de cosas, decenas de miles de personas -125.000, según la Policía- desfilaron ayer en París en dos manifestaciones simultáneas desde la Plaza Denfert Rochereau hacia la Plaza de la Bastilla a favor del matrimonio homosexual. Los manifestantes corearon  eslóganes contra la homofobia y la Iglesia católica, y a favor de la reforma denominada como Matrimonio para Todos, que empezará a debatirse mañana martes en la Asamblea Nacional francesa (Parlamento). La marcha, que superó con creces  la asistencia a la manifestación que los mismos convocantes  celebraron el mes pasado, transcurrió sin incidentes y en un tono distendido. En la manifestación participaron numerosas parejas gais, muchas familias con hijos, grupos de escolares y estudiantes universitarios, así como los partidos y sindicatos de  izquierda y  colectivos homosexuales.