Hollande afirma que Francia está “ganando la batalla” en Mali tras la victoria de Tombuctú

Jean-Claude Dufour-París

El presidente François Hollande está convencido de que Francia ganará la guerra en Mali tras la victoria militar en Tombuctú. En la foto, unos helicópteros militares franceses sobrevuelan los alrededores de la ciudad santa maliense

El presidente François Hollande afirmó ayer que Francia y sus aliados africanos están “ganando la batalla” en Mali, y se mostró convencido de que los países que se han implicado en este conflicto tendrán que seguir combatiendo a los “grupos terroristas” en al norte del territorio maliense. Tras la victoria de las tropas francesas y  malienses en las ciudades de Gao y Tombuctú, Hollande destacó que “los africanos, apoyados por Francia”, ganarán la batalla al terrorismo yihadista. El presidente francés hizo estas declaraciones en el Palacio del Elíseo acompañado por el primer ministro polaco, Donald Tusk,  que realizó una visita oficial a París. Hollande dio las gracias a Estados Unidos y el Reino Unido por su apoyo logístico a Francia en el conflicto maliense. “Todo esto ha contribuido a la buena marcha de las operaciones”, aseguró el presidente galo. Fijó los límites de los  efectivos militares franceses que tienen que “acompañar” a las fuerzas africanas en unos 3.000 soldados que ya están desplegados en territorio de Mali. “Son los que irán a la parte norte, de la que sabemos que es la más difícil porque los terroristas  se han escondido  y todavía pueden llevar a cabo operaciones muy peligrosas para los países vecinos y para Mali”, advirtió Hollande. Las fuerzas militares franco-malienses entraron el lunes por la tarde en la ciudad de Tombuctú después de haber llevado a cabo una operación aérea de gran envergadura contra los yihadistas. La noticia fue confirmada por el portavoz  del Estado Mayor del Ejército, coronel Thierry Burkhard. La ciudad santa de Tombuctú fue declarada por la UNESCO patrimonio de la  humanidad. Durante su permanencia en la ciudad, los yihadistas sembraron el terror entre la población al aplicar la sharia sin contemplaciones y destruyeron buena parte de las riquezas culturales y arquitectónicas locales. El alcalde de Tombuctú explicó que los grupos terroristas incendiaron una de las grandes bibliotecas de la ciudad santa y el instituto Ahmed Baba, recientemente construido por África del Sur, que es una institución fundada en 1973 que conserva miles de manuscritos en árabe de un valor inestimable.  Por otra parte, Gao, ciudad situada a 1.200 kilómetros de Bamako, cayó el pasado sábado en manos de los militares franceses y malienses. Esta ciudad estaba controlada por el Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África del Oeste (MUYAO), un grupo yihadista muy violento que quería negociar con París la liberación de un rehén francés.

Liberación de Kidal
Asimismo, los tuaregs laicos e independentistas del Movimiento Nacional de liberación del Azawad (MNLA) anunciaron que habían retomado la ciudad de Kidal, en el noreste de Mali, y toda la región, que estaba en manos de los grupos yihadistas. El representante del MNLA en Europa, Moussa ag Assarid, aseguró que su movimiento rebelde había ocupado toda la ciudad y otras urbes como Tessalit e In Khalil en su lucha contra Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), la rama magrebí de Al Qaeda, el MUYAO y los islamistas radicales de Ansar Dine. En esta ciudad, según diversas informaciones, se refugiaron un jefe de AQMI, el argelino Abou Zeid, y otro de Ansar Dine, Iyad ag Ghali.