Las tropas francesas y malienses ganan la batalla de Kidal a los yihadistas

Ahmed Chabi-Rabat

Las tropas francesas y malienses han ganado la batalla de Kidal, en el norte de Mali, y han obligado a los grupos yihadistas a replegarse. En la foto, un grupo de paracaidistas franceses salen de un avión en el aeropuerto de Bamako

Las tropas francesas y malienses  tomaron ayer el control de la ciudad de Kidal, en el norte de Mali, y obligaron a los grupos yihadistas a replegarse hacia otras zonas de esta inmensa región, según informaron fuentes francesas. La Misión Internacional de Apoyo a Mali (MISMA) alcanzará los 8.000 efectivos militares y policiales, según dijo el jefe del Comité Militar de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), Soumeila Bakayoko. El alto mando militar, que también es el jefe del Estado Mayor de Costa de Marfil, señaló  que esta fuerza es necesaria para cubrir la vasta y porosa frontera que posee Mali con otros países africanos. Hasta la fecha, la CEDEAO ha desplegado 1.318 militares  de África Occidental y 1.500 chadianos, más de la mitad de los 5.550 que tenía previsto enviar a Malí en una primera etapa.

Bakayoko hizo este  anuncio en una rueda de prensa que se celebró en el marco  de la conferencia de donantes internacionales que tuvo lugar en la capital etíope, Addis Abeba. En dicha conferencia los organizadores  recaudaron 455.53 millones de dólares (338 millones de euros) para financiar la operación militar en Mali. La cadena británica BBC informó de que  el presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara,  cifró en 950 millones de dólares (704 millones de euros) el dinero necesario para financiar la operación militar, una cantidad que dobla  la previsión inicial. De los 70 países invitados a la conferencia de donantes, la Unión Europea (UE) se comprometió  con 67 millones de dólares,  Francia y Alemania prometieron la entrega de  63 y 20 millones de dólares, respectivamente. Además, la Unión Africana (UA) se comprometió con 50 millones de dólares; la CEDEAO con 10; Japón con 120; y China e India, un millón de dólares cada uno de los dos países. La MISMA es, en términos militares,  una avanzadilla de la AFISMA, la fuerza internacional que el Consejo de Seguridad de la ONU autorizó el pasado mes de diciembre para ayudar a las fuerzas malienses a expulsar del norte del país a los grupos de salafistas combatientes. Pero debido a una serie de dificultades logísticas, Francia, a petición del Gobierno de Malí, tomó la iniciativa el pasado 11 de enero de iniciar  la intervención militar en el país subsahariano, que es uno de los más pobres de África.  París ha desplegado en Mali  unos 2.500 soldados. Las tropas francesas y malienses han llevado a cabo operativos aéreos y terrestres para proteger Bamako, la capital de Mali,  y recuperar las ciudades de Konna, Diabaly, Gao y Tombuctú.

Crisis política

La crisis política en Mali se desató el pasado mes de marzo, cuando un grupo de uniformados descontentos por la falta de recursos suministrados por el Gobierno de Bamako para combatir al independentista  Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA), en el norte del país, organizó  un golpe de Estado. Aprovechando el caos institucional, los rebeldes tuareg se hicieron con el control de las tres regiones que conforman el Azawad (Tombuctú, Kidal y Gao) y proclamaron unilateralmente su independencia, aunque este movimiento no contó con el reconocimiento de la comunidad internacional. Asimismo,  los grupos yihadistas presentes en el norte de Mali, como Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) y el Movimiento de Unidad para la Yihad en África Occidental (MUYAO) y los islamistas radicales de Ansar Dine consiguieron expulsar  al MNLA del Azawad y lograron controlar la región. Los yihadistas impusieron la sharia y llevaron a cabo una represión feroz contra la población.