El príncipe Carlos de Inglaterra coge el metro por primera vez en 33 años

Ahmed Chabi-Rabat

El príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa Camila viajan en el Metro de Londres con motivo del 150 aniversario del suburbano

Los aristócratas no suelen utilizar el transporte público para sus desplazamientos. Pero en el Reino Unido, el príncipe Carlos de Inglaterra ha roto con esta rancia tradición. Acompañado de su esposa Camila, Carlos de Inglaterra se subió ayer al Metro de Londres para conmemorar el 150 aniversario del suburbano, que es el más antiguo del mundo. El heredero a la corona  británica,  que tiene  64 años, y su esposa  la duquesa de Cornualles viajaron durante un trayecto de tan solo tres minutos en la línea metropolitana desde la estación de Farringdon hasta la cercana y muy concurrida de King’s Cross. Durante el viaje, agentes de la Policía impidieron a los ciudadanos que estaban en el mismo tren acercarse a la pareja real. Durante la visita, los empleados de la compañía entregaron  al príncipe Carlos y a Camila  dos tarjetas automáticas de recarga para poder acceder al metro. Al llegar a la céntrica estación de King’s Cross, el matrimonio realizó una corta visita en la Plataforma 9 3/4, desde donde parte hacia la escuela de magia el famoso Hogwarts Express, el tren de la saga del mago juvenil Harry Potter, personaje de la popular novelista británica J.K. Rowling. En 1863, se inauguró la llamada Metropolitan Railway, la primera línea del metro conocido como ‘Tube’, que ayudó a descongestionar el tráfico de las calles de la capital, al conectar las tres estaciones del norte -Paddington, Eustion y King’s Cross- con el centro de la ciudad, en Farringdon. La última vez que  Carlos de Inglaterra, hijo de la reina Isabel II, utilizó el Metro de Londres fue en abril de 1979, cuando inauguró la última parte de la línea Jubilee del suburbano.

Entrevista sin ropa interior

Lejos de Londres, en Belgrado, la capital de Serbia, según informa desde Varsovia nuestro corresponsal en la zona, Piotr Kowalski, el primer ministro del país, el socialista Ivica Dacic, fue víctima de una cámara oculta durante  una entrevista concedida a una periodista, en un canal de televisión comercial. Según revelaron los medios locales, la idea era ver la reacción del jefe del Gobierno cuando descubriese que la periodista que le estaba haciendo la entrevista carecía de ropa interior. Al acabar la entrevista, cuando la broma le fue revelada, el primer ministro sonrió mientras era abrazado por la mujer que lo entrevistó. La entrevista será emitida hoy  en el canal privado Pink a las 18 horas.