La Policía francesa detiene a dos supuestos cómplices del terrorista Mohamed Merah

J.C. Dufour-París

La Policía francesa ha detenido a dos presuntos cómplices del terrorista Mohamed Merah (en la foto), que en marzo de 2012 asesinó a siete personas antes de ser abatido por las fuerzas de seguridad

La Policía francesa detuvo ayer a dos personas en el  marco de una investigación para localizar a  supuestos cómplices del terrorista  Mohamed Merah, un yihadista de origen argelino  fascinado por los crímenes de Al Qaeda  que en marzo de 2012 cometió tres atentados  en las ciudades de Toulouse y Montauban (departamento de Midi-Pyrénés), causando la muerte de cuatro adultos y tres niños. Merah asesinó a sangre frío a tres soldados, uno de los cuales era musulmán, y a un rabino y tres niños judíos. La Policía consiguió cercar a Merah en la casa donde se había atrincherado en Toulouse y lo abatió a balazos. Los dos supuestos cómplices del terrorista tienen 29 y 30 años de edad, y fueron detenidos en el popular barrio de Mirail en Toulouse. Según fuentes policiales, su detención fue posible tras haber sido sometidos a “una estrecha vigilancia” el pasado fin de semana. La operación policial antiterrorista fue llevada a cabo por agentes de la Dirección Central de Información Interior (DCRI). Según la ley antiterrorista francesa, los detenidos podrían permanecer en dependencias policiales hasta cuatro días. Los investigadores policiales plantearon la hipótesis de que Merah no hubiera actuado solo en sus atentados terroristas. El propio ministro del Interior, el socialista Manuel Valls, manifestó el pasado lunes su convencimiento de que Mohamed Merah no actuó como “un lobo solitario”, sino que había recibido ayuda desde el exterior de Francia y después él mismo asumió la doctrina criminal del salafismo combatiente.

Familia del terrorista

Uno de los hermanos del terrorista, Abdelkader Merah, fue también detenido por la Policía aunque él negó haber sido cómplice en los crímenes cometidos en  Toulouse y Montauban. Abdelkader Merah sigue detenido en el marco de la investigación antiterrorista. Por su parte, Souad Merah, hermana del terrorista, rectificó hace unos meses unas declaraciones en las que justificó a su hermano y condenó los asesinatos. “Condeno sus actos. No estoy de acuerdo con lo que hizo. Soy madre y puedo comprender el dolor que las madres sintieron”,  declaró esta mujer de 34 años, en una entrevista concedida a una televisión en la que apareció cubierta con un velo islámico. “Pudo haber hecho lo que hizo, pero sigue siendo mi hermano, sigue siendo mi carne y mi sangre”, agregó la mujer. Pocos días antes, la Fiscalía de París había abierto una investigación preliminar contra Souad Merah por “apología del terrorismo” después de hacer unas declaraciones divulgadas por el canal francés M6 en las que dijo sentirse “orgullosa” de su hermano y de sus actos. “Estoy orgullosa de mi hermano, combatió hasta el final, se lo he dicho a los ‘polis’”, dijo la hermana de Mohamed Merah,  que tenía 23 años cuando cometió los crímenes que reivindicó en nombre de la organización terrorista Al Qaeda.