“Día por la Paz” en el Colegio Español ‘Jacinto Benavente’ de Tetuán

José Luis Navazo-Tetuán/

El colegio español Jacinto Benavente de Tetuán (en la foto) ha organizado un día por la paz que ha movilizado a los niños del centro escolar y a sus padres

El 30 de enero, aniversario del asesinato del “Mahatma” Gandhi, los centros educativos españoles celebran habitualmente el “Día de la No-Violencia y la Paz”, que este año, en el colegio Jacinto Benavente de Tetuán, se celebró bajo el título “Tejiendo hilos por la paz”, rindiendo un doble homenaje tanto a la cultura marroquí a través de los cuentos como a la mujer trabajadora de la yebala, algunas de las cuales ataviadas con su tradicional indumentaria asistieron al acto poniendo un punto de color. Los más de cuatrocientos niños y niñas del “Jacinto”, como es popularmente conocido el centro en la Blanca Paloma de la Yebala, acompañados de  otros cincuenta alumnos del colegio marroquí “Saida Amina”, participaron desde las 12 de la mañana en diferentes actividades escolares coordinadas por su directora, Rita Espejo Valenzuela, a las que este año asistió la Inspectora-Jefe de la Acción Educativa en el Exterior del Ministerio de Educación Cultura y Deporte, Concepción Vidorreta, así como numerosos familiares del alumnado. El acto, celebrado al aire libre en el amplio del patio del colegio al alegre son de la 9ª sinfonía de Bethoven, fue abierto por su directora, quien glosó el mismo como una aportación a la aportación de la cultura de la no-violencia y la paz, destacando los valores universales de la libertad de expresión y la diversidad cultural. A continuación, alumnos de infantil y primaria ora en español (castellano), ora en árabe (dariya), leyeron diferentes textos, soltaron globos y tejieron cenefas de colores con las que elaboraron una singular alfombra con la que conmemorar el día.

Tambores de guerra

Finalmente y como advirtió uno de los alumnos en sus palabras, “sabemos que lo que hacemos es una gota de agua en el mar, pero el mar sería menos sin nuestra gota”. Ahora que en el mundo resuenan, urbi et orbe, los tambores de guerra, bienvenida sea esta bella iniciativa del “Jacinto” que solo puede ser saludada con los brazos abiertos por todas las personas de buena voluntad. Haya paz.