El rey de España recibe al independentista Artur Mas

Diego Sañudo-Madrid

El rey de España, Juan Carlos I, recibe al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que ha iniciado una estrategia de ruptura con el resto del país

El máximo representante de la unidad de España, el rey Juan Carlos, y el de las intenciones soberanistas catalanas, Artur Mas, se vieron las caras ayer jueves sin que trascendiera gran parte de un encuentro que se presume vibrante. No hubo rueda de prensa tras el encuentro, pero Artur más sí dejó un par de perlas en un acto que tuvo lugar posteriormente, y afirmó que trató de que el encuentro en el Palacio de la Zarzuela contuviera “este espíritu de diálogo que nos reclama la sociedad catalana, siempre desde la firmeza”. En el discurso que pronunció en la ceremonia de entrega del 33 premio Ramón Llull, el dirigente catalán subrayó la importancia de que se apoye a la cultura, y dijo que en su conversación con el rey le expresó la polémica de Cataluña respecto al reparto de los objetivos de déficit que impone el Gobierno español. “He comentado al rey que la parte de Estado que somos, el Estado autonómico, se queda sin aire para el bienestar por el reparto del déficit”. No obstante, de la cuestión que más tensiones está despertando y que le daba todo el morbo a este encuentro, el proceso soberanista catalán, Mas no dijo nada. El encuentro, el primero desde que el rey Juan Carlos mostrara su preocupación por la existencia de “políticas rupturistas”, fue cordial, y durante la breve conversación en la que había medios de comunicación así fue.  Mas se  interesó por la salud del monarca, que camina ayudado de muletas, y le dijo a la prensa que la audiencia con el monarca forma parte “del trabajo y la cortesía, que no es poco”, y también “del diálogo”.

Fotografáis del encuentro 

Desde la Casa Real no se hicieron declaraciones, tan solo se colgaron un par de fotografías del encuentro, por lo que no se puede valorar hasta qué punto Mas y el rey  profundizaron sobre el plan independentista catalán. Tan solo se puede especular que el monarca se opone frontalmente y que con mayor o peor tino tratará de que Mas se replantee sus intenciones que van en contra de lo marcado por la Constitución española. El panorama, oficialmente, no se alteró en una jornada que vibró de nuevo con los escándalos, y que dejan en evidencia al partido de Mariano Rajoy y a él mismo, haciendo que la confianza en los políticos siga en un descenso vertiginoso que parece también acelerar el apoyo de los ciudadanos catalanes al plan del independentismo. Un plan que el rey Juan Carlos parece no poder parar.