Una explosión en la sede de la petrolera Pemex, en el Distrito Federal de México, causa la muerte de al menos 25 personas

Carlos Zamorano-México-DF

Un grupo de bomberos trabaja en el lugar de la explosión que tuvo lugar en las instalaciones centrales de la compañía mexicana Pemex, en el Distrito Federal de la capital

Una explosión en una de las instalaciones del complejo central de la compañía Petróleos Mexicanos (Pemex), en el Distrito Federal, que ocurrió el jueves por la tarde, causó la muerte de al menos 25 personas y más de un centenar de heridos. Según dijo el secretario de Gobernación (Interior), Miguel Ángel Osorio Chong, las causas del siniestro todavía no se conocen y las autoridades mantienen abiertas “todas las líneas de investigación”. La explosión, según los primeros indicios, tuvo  lugar en el sótano del inmueble B2, que es parte del conjunto de instalaciones industriales y edificios que  la compañía multinacional mexicana tiene en la zona este de la capital del país. Algunos de los heridos en la catástrofe fueron trasladados al Hospital Central propiedad de Pemex, ubicado en Azcapotzalco, a pocos kilómetros del lugar donde se produjo el estallido. Otro grupo de heridos fue trasladado a la Cruz Roja. Equipos de psicólogos voluntarios se organizaron inmediatamente para atender a las familias de las víctimas en los centros hospitalarios, y los equipos de rescate tardaron poco tiempo en acudir al lugar de la explosión, que ocurrió a una hora en que había mucha gente en la zona, sobre todo trabajadores que acudían o salían de los comedores de la empresa. Por su parte, el Ejército se dedicó a acordonar la zona para mantener la seguridad y vigilancia. El edificio B2 se compone  de 12 plantas, y tres de ellas están muy dañadas por la explosión.  Es inmueble se encuentra al lado de la torre principal de 53 pisos y 214 metros, todo un símbolo de la modernidad que existe en México DF. Según recordaron algunos medios del país, es  el segundo edificio más alto de México y el tercero de América Latina.  En estas instalaciones de Pemex trabajan unas 13.000 personas. El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, que llegó al poder el pasado mes de diciembre, visitó el lugar de la explosión y después  se dirigió al hospital de Pemex en Azcapotzalco para reunirse con algunas víctimas y sus familias. Por su parte, el director de la compañía multinacional, Emilio Lozoya Austin, que se encontraba en Corea del Sur en el momento del siniestro, decidió regresar inmediatamente a la capital para seguir de cerca la evolución de los acontecimientos. Lozoya Austin publicó en su cuenta de Twitter que “investigaremos a fondo las causas en plena coordinación con las autoridades. En este momento es prioridad atender a todos los lesionados”. Transmitió también su “más sentido pésame a todas las familias de los trabajadores de @pemex que han perdido a sus seres queridos por la explosión”.

Comunicado de la empresa

Pemex  informó tres horas después de la explosión, a través de un comunicado oficial, que “peritos de la Procuraduría General de la República analizan las causas del incidente, por lo que cualquier versión al respecto es infundada”.  Al cierre de esta edición, los responsables de la empresa informaron de que “lo que ocurrió fue una explosión en el edificio B2 del centro administrativo. Hay lesionados. Hubo daños en la PB y mezannine”. El director de Operaciones, Carlos Murrieta, destacó que “hemos logrado reducir el índice de accidentabilidad en los últimos años”. Otro mensaje, también emitido por la compañía en la red social, consideró “un logro para Pemex mantener los indicadores de seguridad por debajo del estándar internacional”.