Unos arqueólogos españoles descubren el sarcófago de un niño egipcio de hace 3.500 años

Mohamed Mestiri-Túnez

Un grupo de arqueólogos españoles descubre en Egipto el sarcófago (en la foto) de un niño muerto hace 3.500 años

Un equipo español de arqueólogos descubrió  el sarcófago de un niño que vivió hace más de 3.500 años en una necrópolis cerca de Lúxor, la antigua  ciudad de Tebas en el Egipto de los faraones. El féretro, que es de  madera tallada y mide  menos de un metro de largo,  fue pintado en blanco y carece de decoración. El ataúd fue localizado durante las excavaciones que el equipo español llevó a cabo en la necrópolis de Dra Abu el Naga, en la orilla occidental de Lúxor. Junto a los restos momificados del niño, los arqueólogos  encontraron ocho figuras de madera que apuntan a que podría tratarse de un príncipe heredero que vivió durante la XVII Dinastía. El equipo español aseguró que el hallazgo es de gran importancia para el conocimiento del Antiguo Egipto por la cantidad de información que puede aportar sobre uno de los periodos más enigmáticos del país de las pirámides. El equipo estó dirigido por el arqueólogo y miembro del Instituto de Filología  del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), José Manuel Galán. Según el científico y director de la investigación, el descubrimiento contribuirá a conocer mejor la historia de la XVII Dinastía, que es poco conocida por los arqueólogos e historiadores.  Es una etapa del Antiguo Egipto en que Tebas deja de ser capital de provincias para convertirse en  la capital política del país en un momento en que la XVII Dinastía actúa como instrumento de unificación de Egipto. Los investigadores, que cuentan con la ayuda financiera de la empresa Unión Fenosa Gas,  realizaron radiografías del niño que les permiten asegurar que tenía unos cinco años. Para Galán, el descubrimiento es de “especial importancia”, porque, en primer lugar, se trata de un sarcófago intacto. Los objetos encontrados –shabtis- son piezas de lino y en ellas está escrito el nombre de Ahmose, un príncipe heredero que vivió en el periodo de transición entre la XVII y la XVIII Dinastía y murió siendo un niño. El equipo de Galán trabajará durante unas tres semanas para seguir hallando restos arqueológicos, sobre todo cerámica, que aporten más datos sobre el funcionamiento de esta necrópolis de la XVII Dinastía.

 Largo periodo de trabajo

El equipo español lleva 12 años trabajando en la zona en el marco de un proyecto denominado Djehuty, que es el nombre de un alto responsable de la reina Hatshepsut, una de las pocas mujeres  faraones del Antiguo Egipto. Su reinado duró 22 años en la XVII Dinastía, en torno a 1470 antes de la era cristiana. Además de la excavación y restauración de la necrópolis, los trabajos  arqueológicos se centran también en la tumba de Hery, datada por los expertos alrededor de 50 años antes que la de Djehuty. El trabajo llevado a cabo por el equipo de Galán ha logrado descubrir verdaderas joyas arqueológicas como la denominada  Tabla del Aprendiz, el ataúd del guerrero Iquer o la cámara sepulcral del propio Djehuty, decorada por completo con dibujos y jeroglíficos del Libro de los Muertos.  Cinco de sus descubrimientos se exhiben en el Museo de Lúxor.