Human Rights Watch condena las violaciones de los derechos humanos en el continente americano

Elvira García-Buenos Aires

La ONG estadounidense Human Rights Watch (HRW) denuncia las contantes violaciones de los derechos humanos, el autoritarismo y la “impunidad crónica” con la que el poder actúa en Venezuela, pero también en México, Cuba, Colombia y otros países del continente americano. En la foto, un grupo de policías detiene a un manifestante en Honduras

La ONG estadounidense Human Rights Watch (HRW) denunció las constantes violaciones de los derechos humanos, el autoritarismo y la “impunidad crónica” con la que el poder actúa en Venezuela, pero también en México, Cuba y Colombia. En un informe de 75 páginas, HRW describe un panorama preocupante sobre las situación de los derechos humanos en 2012 en 14 países del continente americano. En el caso de Venezuela, donde Chávez lleva 14 años dirigiendo las riendas del país con mano de hierro, “la acumulación de poder en el Ejecutivo y el deterioro de las garantías de derechos humanos han permitido que el gobierno intimide, censure y enjuicie” a los sectores sociales y políticos que se oponen al sistema. Según HRW, el régimen chavista ha “abusado de su poder en una gran variedad de casos que han afectado al Poder Judicial, los medios de comunicación y defensores de los derechos humanos”. La organización estadounidense denuncia la existencia de ejecuciones extrajudiciales por parte de agentes de los cuerpos de seguridad venezolanos, y asegura que es “una práctica recurrente”. Según los propios datos oficiales venezolanos, 7.998 personas “han muerto a manos de miembros de las fuerzas de seguridad pública entre enero de 2000 y los primeros cuatros meses de 2009”. Los “graves abusos” a los derechos humanos en Colombia, que vive desde hace décadas un grave problema de violencia política, son también una triste realidad. “La impunidad crónica en casos de violaciones de derechos humanos continúa representando un grave problema”, advierte HRW, que reconoce, sin embargo, que el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos “ha repudiado públicamente las amenazas y agresiones contra defensores de los derechos humanos”. En este sentido, el informe señala que la aplicación de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, pensada para ayudar a la población de desplazados internos, “ha avanzado lentamente” y muchas personas que han presentado peticiones dentro de esa ley “han sufrido amenazas y ataques”.

Primera oportunidad
HRW señala en su estudio que el diálogo de paz iniciado entre el Gobierno y la organización guerrillera Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en octubre de 2012 es “la primera oportunidad de Colombia en más de una década” para resolver casi 50 años de conflicto armado e inestabilidad política y social. Sobre México, el informe destaca que, en el marco de la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, las fuerzas de seguridad han cometido “numerosas violaciones de derechos humanos, incluidas ejecuciones, desapariciones y torturas”, y que “casi ninguno de estos abusos se investiga adecuadamente”. Esta grave situación situación “ha exacerbado el clima de violencia e impunidad que prevalece en muchas regiones” en México, destaca HRW. En el caso de Cuba, HRW considera que la nación caribeña “sigue siendo el único país de América Latina donde se reprimen casi todas las formas de disenso político” y en 2012 La Habana continuó recurriendo a “detenciones arbitrarias, palizas, actos de repudio, restricciones de viaje y exilio forzado”. En 2010 y 2012, el régimen cubano liberó a decenas de presos políticos “pero aún es común que se condene a disidentes a cumplir penas de uno a cuatro años de prisión mediante juicios a puerta cerrada y sumarios”, asegura HRW. Estados Unidos no escapa al análisis de HRW, que condena su continua práctica en 2012 de la pena de muerte, la emisión de penas carcelarias con grandes disparidades raciales, un número “histórico” de 396.906 deportados, y las detenciones sin cargos formales en su centro penal en Guantánamo.

Prisiones venezolanas

Por otra parte, según la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), las víctimas mortales por la violencia carcelaria aumentaron un 5,5% en 2012 respecto al año anterior. Los 34 centros del país tienen una capacidad para 16.000 internos, pero conviven 48.000. Al menos 591 reos murieron y otros 1.132 resultaron heridos en 2012 a raíz de la violencia en las cárceles. “En 2012 fallecieron 591 personas, eso quiere decir que hubo un incremento del 5,53%” frente al año 2011, cuando murieron 560 personas, declaró el director de la ONG,  Humberto Prado, en una conferencia de prensa. La cifra de heridos en 2011, en cambio, fue superior: 1.457. Prado señaló que, entre 1999 y 2012, 5.667 personas perdieron la vida y otras 15.592 sufrieron lesiones, lo que, según la ONG, supone que 21.249 personas “han sido tocadas por la violencia carcelaria” durante ese período. El Observatorio alertó, igualmente, sobre un hacinamiento de 192% que se registra en las 34 cárceles del país en las que, pese a tener una capacidad para 16.596 presos, conviven 48.262 reos, de los cuales 45.314 son hombres y 2.948 mujeres.