Urdangarín responderá por los correos que podrían ensuciar a la Casa del Rey

Clara García

Iñaki Urdangarín

MADRID. Espinoso interrogatorio al que se enfrentará este sábado el yerno del Rey, Iñaki Urdangarín, imputado desde hace 14 meses por presunta apropiación indebida de fondos públicos en el marco del caso Nóos.
Urdangarín tendrá que responder ante el juez en Palma de Mallorca a cerca de si Don Juan Carlos habría intervenido de alguna manera para ayudar al marido de la Infanta Cristina en sus negocios. Esto es, al menos, lo que se podría deducir de los dos centenares de correos que Diego Torres, socio de Urdangarín, ha puesto a disposición del juzgado.
En ellos, se deja traslucir que la Casa Real -de uno u otro modo- conocía y benefició al Duque de Palma en sus asuntos y ponen al Rey, la Infanta Cristina y su secretario, Carlos García Revenga, en el punto de mira.
Entre los años 2004 y 2006, Urdangarín se hizo con cientos de miles de euros gracias a los contratos conseguidos “a dedo” en Baleares y la Comunidad Valenciana, ambas en manos del Partido Popular (PP).
Al mismo tiempo, se encontraba en conversaciones con la alemana Corinna Zu Sayn-Wittsgenstein, amiga del Rey, con el objetivo de ocupar un cargo institucional en la fundación Laureus, retribuido anualmente con 200.000 euros.
Un contrato que nunca llegó a rubricarse, pero del que el monarca estaría al corriente según los correos aportados por Torres.
Correspondencia electrónica que probaría, además, que Urdangarín siguió a partir de marzo de 2006 con algunos  proyectos junto a Torres, a pesar de que en ese fecha se le reclamó desde la Casa del Rey que se desvinculase del nstituto Nóos.
El Duque de Palma no dudó entonces en difundir que su suegro le había allanado el camino para conseguir atrocinadores y otros contactos. Según los correos de Torres, también la Infanta Cristina estaba al corriente de los asuntos de su marido. Hasta ahora, la hija del Rey no ha sido imputada ya que el juez ha considerado que no tenía nada que ver con las decisiones del Instituto Nóos, en el que también estaba integrada en su junta directiva.
Precisamente en un correo de 2007, el yerno de Don Juan Carlos habla de un proyecto para la Copa América y dice: “Hemos conseguido que el Rey se viera con Pedro (…) Tengo un mensaje de parte del Rey y es que le ha comentado a Cristina, para que me lo diga, que llamará Camps a Pedro”.
El Duque de Palma apuntaló sus negocios más relevantes en la residencia de verano de los Reyes en Mallorca, así como en el Palacio de la Zarzuela. En la primera, en un encuentro para jugar al pádel con Jaume Matas, ex presidente balear, que pagó a Nóos 2,3 millones por dos congresos de deporte y turismo. Y en el segundo se reunió con autoridades valencianas.
Urdangarín y Torres -con una fianza civil solidaria de 8,1 millones de euros- se hicieron con diez millones de euros a través de su entramado de negocios.