Mauritania y España buscan soluciones al acuerdo de pesca

Ahmed Chabi

Mauritania pide a las empresas españolas de pesca que se instalen en el país

Que las empresas pesqueras españolas que operan en Mauritania se instalen en el país es lo que pidió ayer el presidente de la República Islámica, Mohamed Uld Abdelaziz, al ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo.
Este ha sido uno de los requisitos que ha sugerido Abdelaziz para abordar los problemas del acuerdo pesquero de su país con la Unión Europea (UE). De esta manera, con las empresas españolas del sector en Mauritania, se crearían empleos y se repartirían los beneficios.
Según el titular español de Exteriores, el actual protocolo limita la pesca de la flota española en aguas mauritanas. Dicho protocolo, aprobado por la Comisión Europea, es de aplicación provisional. Ahora, una comisión técnica y científica estudia las posibilidades del caladero.
García-Margalló señaló, por otra parte, que el Ejecutivo mauritano está “muy satisfecho” con la cooperación española en su país.
Uno de los proyectos en marcha, precisamente, es el de “Pescado para todos”, con el que se pretende llevar jureles, sardineles o caballas al desierto mauritano, donde más de 750.000 personas se encuentran en riesgo alimentario en un país con grandes recursos pesqueros, pero que en su mayoría se destinan a la exportación. El proyecto está valorado en cinco millones de euros en los próximos cuatro años. Y el objetivo, mover anualmente 18.000 toneladas de pescado.
A la espera de solucionar los problemas en el sector de la pesca con Mauritania, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha prorrogado hasta el 31 de julio de este año las ayudas para los afectados por la paralización temporal de su actividad en el caladero mauritano, tras el último acuerdo entre este país y la UE.