Inauguración del festival amazigh en Alhucemas

J.L. NAVAZO

Alfombra artesanal amazigh

Ayer lunes y poco antes de las 16.00, el I Festival Amazigh sobre Arte y Patrimonio en el Rif abría sus puertas en la sede del consejo regional Taza-Alhucemas-Taunat, sito a la entrada de Alhucemas. Daba la entrada un colorido mosaico con la efigie del rey Mohamed VI, obra del artista Mohamed Tarhouchi, flanqueado por exposiciones de libros y artesanía
de la región entre las que descollaba una esquina colmada con bolsos y otros efectos decorados con los tradicionales colores y símbolos amazigh, además de profusas reproducciones del rostro del emir Mohamed Ben Abdelkrim El Jatabi, cuyo recuerdo sigue siendo un icono por estas tierras.
El acto fue inaugurado por el presidente del Consejo Regional, Mohamed Boudra y el presidente de la asociación “Rif Siglo XXI”, Yassin Errahmouni, impartiéndose dos conferencias, una a cargo del investigador y poeta Mohamed Asouik, quien disertó sobre el significado y evolución del poemario rifeño y otra de Karima Bouallal, profesora en la Universidad de Nador, que describió con numerosos ejemplos la secular tradición de magia y superstición presente en la cultura popular del Rif, “particularmente entre las mujeres”. Hoy martes está prevista una actuación del grupo local de teatro “Ajial” (Generación).
Para el organizador de esta semana cultural, Yassin Errahmouni, “la primera edición de este festival representa una oportunidad para promocionar la cultura amazigh no solo en el Rif, si no en todo Marruecos además de servir como estímulo a la realidad beréber allá donde se encuentre”. Recordemos al respecto que la vitalista y compleja realidad amazigh se extiende por todo el norte de África (desde Marruecos y Argelia hasta el oasis de Siwa, en Egipto), así como en buena parte del Sahel.