Millones de venezolanos despiden a Hugo Chávez

Spread the love

Gorka Castillo

Hugo Chávez será enterrado en un lugar aun por determinar

La muerte del presidente Hugo Chávez ha lanzado a las calles al pueblo de Venezuela. En medio de un impresionante duelo popular repleto de pasión, la caravana con los restos mortales del líder bolivariano tuvo verdaderos problemas para recorrer los cinco kilómetros que separan el Hospital militar de la Academia militar en Caracas, donde se ha instalado la capilla ardiente para que el pueblo honre a su líder. Ahí permanecerá hasta el viernes, día fijado para el sepelio. Un manto de millones de lágrimas inundó el último camino del líder bolivariano por la calles de la capital. Hugo Chávez será enterrado en un lugar aun por determinar aunque algunas voces no oficiales aseguran que el lugar elegido es el Mausoleo de Simón Bolívar, en la parroquia Altagracia, en el centro histórico del Municipio Libertador de Caracas, junto a la tumba de su gran héroe y referente intelectual.
Durante todo el día de hoy han comenzado a llegar a Caracas los primeros Jefes de Estado que participarán en el sepelio. Primero, la presidenta argentina, Cristina Fernández. Poco después, su homólogo uruguayo, José Mujica. Más tarde, Evo Morales. Para mañana se espera al ecuatoriano Rafael Correa y a casi la pléyade de autoridades latinoamericanas y del resto del mundo, encabezadas posiblemente por el presidente de Rusia, Dmitri Medvédev. La Liga Árabe, con los que el líder bolivariano mantuvo buenas relaciones diplomáticas durante sus 13 años de mandato, también enviaron mensajes de condolencia al pueblo venezolano.
Aunque el fallecimiento de Chávez era la crónica de una muerte anunciada, el impacto que ha provocado en América Latina supera cualquier previsión. Diez de los principales países del continente han decretado tres días de luto oficial. Esta reacción responde a la trascendencia política que la figura de Chávez supone en una región en plena transformación revolucionaria. El líder ecuatoriano Rafael Correa continuaba hoy apesadumbrado, emocionado y roto. En la alocución pública realizada en el Palacio de Carondelet sólo acertó a citar un verso del poeta venezolano Alí Primera al asegurar que quienes mueren por la vida no pueden llamarse muertos. “Es un guerrero invencible”, concluyó. El boliviano Evo Morales relató en Caracas lo que para él ha significado Chávez en su carrera política. “Un líder, un hermano, un compañero”, dijo antes de que la voz se le entrecortara por el llanto. Hasta el conservador presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, exaltó la habilidad política de Chávez para superar las diferencias ideológicas en aras de la paz y del progreso regional.
De lo que nadie duda es de que el Gobierno interino de Venezuela convocará elecciones presidenciales en un mes. Concurrirán Nicolás Maduro y el opositor Henrique Capriles Radoski. Los bolivarianos no temen los comicios. Así lo expresaban hoy los millones de ciudadanos que acompañaron el féretro del mandatario por las calles de Caracas. La revolución bolivariana ha ganado los últimos 15 de las 16 comicios convocados desde 1998 y saben que la desaparición de Chávez ha servido para compactar aun más a sus seguidores. Para ellos el peligro campea fuera, en las maniobras que presumiblemente pondrá en marcha la oposición para resquebrajar un proceso liderado por Chávez sin discusión. Las encuestas apuntan a una rotunda victoria del heredero de Chávez pero el problema vendrá después, cuando la pasión actual se apague y comience el trabajo de consolidación del nuevo rumbo con muchos puntos pendientes de resolución. Maduro no tiene la capacidad de cohesión social que tuvo el fallecido presidente. Este podría ser el escenario del primer episodio de una Venezuela sin Hugo Chávez.